7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 2 de septiembre de 2016, 22:46

Emmanuel Lubezki: "El ego tiene una cara horripilante que es la del miedo"

México, 2 sep (EFE).- El cineasta mexicano Emmanuel Lubezki, ganador en tres ocasiones consecutivas del Óscar por mejor fotografía, aseguró hoy que "el ego tiene una cara horripilante que es la del miedo", durante el ciclo de conferencias "México Siglo XXI".

"El triunfo es una cosa totalmente interna; si tú estás satisfecho con lo que estás haciendo y hacia dónde vas", dijo ante 10.000 jóvenes becarios de la Fundación Telmex en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, y les aconsejó no hacer de los premios "el objetivo o el destino".

Lubezki narró su carrera desde el inicio, cuando una "pequeña cámara" fotográfica que encontró en su casa y las revistas de National Geographic con fotos que tenían "cierto misterio" lo introdujeron al amor por la fotografía fija.

Entre sus fuentes de inspiración mencionó a fotógrafos como Manuel Álvarez Bravo y Henri Cartier Bresson, pero también a su profesor Agustín Estrada y a Graciela Iturbide, quien le sugirió estudiar en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, donde conoció a Alfonso Cuarón y descubrió su pasión por la fotografía cinematográfica.

Con saco y zapatos deportivos, "el Chivo" Lubezki confesó que llegó sin hablar inglés a Estados Unidos, donde se introdujo en el "star system" de Hollywood luego de "un shock tremendo" de la mano de Ben Stiller con la película "Una Dura Realidad" (1994).

Explicó que durante su desarrollo profesional aprendió que "la crisis lleva cambio, y es muy importante saber que la crisis es como un tornado, como una tormenta, y saber que la crisis va a pasar, que no es un fracaso total".

Aseguró que "el trabajo del cinematógrafo es ayudar al director a traducir sus ideas", y que cada director, set y situación son distintos. "Yo podía moverme y actuar un poco como un camaleón" en las películas, aseveró.

Por otro lado, refirió que parte de lo que hace en su trabajo es intentar adoptar diversas perspectivas a manera de realidad virtual, por lo que para la película "Gravedad" (2013) se reunió con físicos, matemáticos y astrónomos para "calcular y entender cómo se comporta la luz en el espacio fuera de la atmósfera".

Luego compartió que uno de los encargados del equipo sobre Marte de la NASA le dijo que en esa agencia consideraban a "Gravedad" como la película más representativa de lo que siente un astronauta cuando está en el espacio, lo que provocó una gran ovación del público.

En cuanto a su decisión de desarrollar su carrera y generar los filmes más exitosos con producciones estadounidenses dijo "Nunca he visto como triunfo el hecho de que trabaje para Hollywood". Precisó que las condiciones circunstanciales de trabajo y familia influyeron para que decidiera residir en Estados Unidos.

Al pedírsele que dijera la primera palabra que le viniera a la mente con el nombre Trump soltó "Siniestro, racista, pelafustán, mierda", y al cerrar la conferencia exclamó: "¡No voten por (el candidato presidencial estadounidense Donald) Trump!".

Lubezki (1964) ha ganado tres premios Óscar en 2014, 2015 y 2016 por su trabajo en las películas "Gravedad", "Birdman" y "El Renacido" con los directores mexicanos Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón.

Los becarios tuvieron la oportunidad de escuchar conferencias de Arianna Huffington, escritora, columnista y cofundadora de The Huffington Post; el actor Sylvester Stallone, el predicador Nick Vujicic y los deportistas Kobe Bryant y Carles Puyol, quienes compartieron sus experiencias y conocimientos.

Los cantantes Sasha, Benny Ibarra y Érick Rubín cerraron el evento con un concierto.

Fundación Telmex, del magnate Carlos Slim, organiza cada año las conferencias México Siglo XXI en el Auditorio Nacional, que reúne a 10.000 becarios de universidades públicas y privadas.