27 de julio
Jueves
Despejado
17°
33°
Viernes
Despejado
19°
31°
Sábado
Despejado
19°
32°
Domingo
Despejado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
domingo 31 de julio de 2011, 00:00

Brasiguayos, poder económico que crece de modo sostenido

Con producción récord de 8,4 millones de toneladas de soja, evaluada en 1.500 millones de dólares, imponen demandas con los tractorazos. ¿Invasión de soberanía o modelo de sociedad productiva?

Por Andrés Colmán Gutiérrez | andres@uhora.com.py

Más que una ciudad, parece un espejismo en medio de un mar de cultivos de soja, maíz, canola y girasol.

A 340 kilómetros al este de Asunción y a 70 al sur de Ciudad del Este, Santa Rita es la urbe más próspera y moderna sobre la ruta VI, con 23 mil habitantes, en un 80 % de ascendencia brasileña, letreros en castellano y portugués, anchas avenidas que concentran todos los bancos y financieras del país, tiendas de vehículos importados y maquinarias agrícolas, sede de la Expo anual más grande del interior, con ganancias de 200 millones de dólares.

Sus pobladores la llaman "la capital del progreso", pero los reporteros de la televisora brasileña Rede Globo la bautizaron con un nombre más expresivo: "la ciudad corazón del país de los brasiguayos".

<img src="http://ultimahora.com/adjuntos/imagenes/000/336/0000336055.jpg" width="620" style="float: left; padding:5px; background:#CC0000; margin-right: 5px;" />

MIGRACIÓN MASIVA. La gran afluencia de migrantes brasileños se inició en los '70, como parte de un plan de las dictaduras que gobernaban Paraguay y Brasil por desarrollar un modelo de agricultura empresarial en la región Este, apunta el historiador brasileño Leandro Baller, en su obra "Cultura, identidad y frontera".

Estimulado por la construcción de la represa de Itaipú y el tráfico fronterizo por el Puente de la Amistad, el pico mayor de ingreso migratorio se produjo en los '80, cuando "la presencia brasileña alcanzó aproximadamente el 10 % de la población paraguaya, entre 350 a 400 mil brasileños", sostiene Baller.

Luego hubo un proceso en que los brasileños con más dinero fueron comprando y acaparando extensiones de tierra, mientras los más pobres regresaban a su país. El caso más emblemático es el del productor Tranquilo Favero, apodado "el rey de la soja", quien dice no saber cuántas propiedades tiene, pero produce 120.000 toneladas de soja en 40.000 hectáreas, en 13 de los 17 departamentos.

Hoy no se sabe con precisión cuántos son ni cuánta tierra tienen. La Dirección General de Migraciones registra a 142.187 brasileños con residencia permanente o temporaria, pero admite que hay un flujo mucho mayor ("entre 100 a 300 mil") sin regularizar su permanencia en el país.

Un estudio del sociólogo Marcial Riquelme establece que hay presencia brasileña en 12 de los 17 departamentos. Solo Central, Paraguarí, Guairá, Cordillera y Presidente Hayes quedan libres.

PODER. Aunque no son los únicos que cultivan soja, los inmigrantes brasileños situaron al Paraguay como sexto productor y cuarto exportador mundial de este rubro, destaca el ingeniero Rubén Sanabria, presidente de la Coordinadora Agrícola de Alto Paraná.

En 2011, los sojeros alcanzaron una producción histórica de 8,4 millones de toneladas, 1 millón más que la campaña anterior, por cuya exportación se espera ingresen 1.500 millones de dólares, según la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

El control del emporio productivo otorga a los brasiguayos un gran poder económico y una fuerte influencia sobre las autoridades y toda la clase política, tal como quedó evidenciado durante el último conflicto agrario en Ñacunday, cuando 600 campesinos paraguayos ocuparon 12.000 hectáreas del empresario Tranquilo Favero.

Aunque los ocupantes contaban con evidente respaldo de miembros del actual Gobierno, cuando los brasiguayos reaccionaron sacando sus tractores y maquinarias a las rutas, en la movilización conocida como el tractorazo, quienes apoyaban la movilización campesina desde las esferas oficiales tuvieron que echar marcha atrás y admitir el desalojo.

MAIZALES QUEMADOS Y FOCOS DE CONFLICTOS

Unas 300 hectáreas de maíz listo para cosechar quedaron carbonizadas, luego de un incendio aparentemente provocado en la finca del brasileño Cesáreo Monczewsky, el viernes 29, en Vy'a Renda, San Pedro.

No es el primer caso de destrucción de cultivos por parte de grupos campesinos contra migrantes brasileños, a quienes consideran "invasores de la soberanía paraguaya".

La Coordinadora Agrícola detectó 73 focos de conflictos de tierra entre campesinos paraguayos y colonos brasileños en todo el país.

***

LEER MÁS.

- Eudocia, la gestora intocable

- El catastro era para 16 millones de ha, pero se hicieron solo 2,2

- El Gobierno solo viene a coimear, no a ayudar

- Somos extranjeros en nuestra tierra