26 de marzo
Domingo
Mayormente nublado con tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
21°
29°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Miércoles
Despejado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 4 de enero de 2017, 14:23

El volcán Turrialba de Costa Rica mantiene erupciones de ceniza y afecta vuelos

San José, 4 ene (EFE).- El volcán Turrialba de Costa Rica se mantiene con erupciones constantes de ceniza, gases y vapor de agua, materiales que se dispersan hacia el Valle Central, lo que ha afectado salidas y llegadas de vuelos, informó hoy una fuente oficial.

Un reporte del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) indica que la emanación de ceniza continúa, mientras que la señal de tremor es "constante", con una "amplitud media", reflejo del movimiento de fluidos dentro del volcán.

Según información del Instituto Meteorológico Nacional, la dirección del viento es hacia el oeste, con dirección al Valle Central, así que la presencia de ceniza afecta a las localidades de Goicoechea, Moravia, Tibás y Coronado, entre otras ubicadas en San José, así como a la provincia de Heredia.

Debido a la cantidad de material que hay en el ambiente, varias aerolíneas han cancelado sus vuelos de manera unilateral en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, el más importante del país y ubicado en las afueras de San José.

El administrador de la terminal, la empresa Aeris, en su página oficial indica que en total se han cancelado 13 vuelos de salida y 16 de llegada.

Se trata de vuelos de las estadounidenses United Airlines, American Airlines, Jet Blue, Spirit y Alaska y la costarricense Nature Air, que han tomado esta decisión como medida de prevención, ya que el aeropuerto mantiene su funcionamiento normal.

El volcán Turrialba, situado a unos 70 kilómetros al este de San José, entró en una fase activa de mayor constancia desde octubre de 2014 y a partir de ese momento ha presentado numerosas erupciones de cenizas, gases y material incandescente.

Después de algunas semanas de baja actividad, en el pasado eptiembre comenzó un nuevo ciclo eruptivo, que se mantiene y que ha generado columnas de ceniza de hasta 4.000 metros sobre el cráter.