19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 2 de abril de 2017, 01:00

El tranvía se despertará de su sueño

Por Carlos Elbo Morales

carlos-morales@uhora.com.py

Solo las hojas de los árboles se agitan con el viento. Bajo ellas, el tranvía detenido en el tiempo es un mudo testimonio de un tiempo que quedó en el eco de las vías sobre las cuales duerme un recuerdo de uno de los sistemas de transporte con los que contaba Asunción. Este es uno de los últimos dinosaurios de hierro que a pesar del deterioro puede encontrarse aún entero en el predio de la Dirección General de Bienes y Suministros del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones. Otro se encuentra guardado en un depósito en la localidad de Itauguá.

En las aproximadamente dos décadas de que el servicio dejó de funcionar, no quedó completamente sepultado en el olvido. Aún se recuerda aquel vagón frente a la plaza Uruguaya que servía como un símbolo turístico a inicios de la primera década del 2000. Sin embargo, unos años después el sitio fue ocupado por marginales que lo convirtieron en improvisado baño, motel y aguantadero. Por tal motivo lo retiraron del sitio. Hubo quienes se interesaron en los otros vagones. “Un particular vino de Ciudad del Este para intentar llevarlo allá. Querían usarlo para hacer como una cafetería de él. Pero no se concretó nada porque es un patrimonio histórico”, cuenta el jefe del Departamento de Bienes y Gestiones del MOPC, Osvaldo Ruiz Díaz.

PROYECTO. El tranvía saldrá de su letargo. No se moverá del sitio pero volverá a tener vida. Ruiz Díaz adelanta que ya está en marcha un proyecto para convertir el antiguo vagón en un espacio de distracción. Expresó que la idea es crear un lugar para visitar, como un minicafé del tranvía. “Tenemos un lindo proyecto para llevarlo adelante. Ya empezamos a trabajar en la ornamentación del lugar. Creemos que aproximadamente un mes nos llevará culminar esa parte”, explica Ruiz Díaz. Con respecto a la restauración del tranvía, señala que el trabajo estará a cargo del mismo personal de bienes y gestiones.

“Tengo que reunirme con la gente y otras instituciones para ver cómo iremos concretando este proyecto”, refiere el titular de bienes y gestiones del MOPC. Se sincera al decir que no sabe qué pasó con los otros vagones que solían recorrer las calles de Asunción. “Tengo que averiguar”, refirió.

SENDERO. Ruiz Díaz cuenta que cada día, al ver el tranvía dormido bajo el árbol, la nostalgia recorre su memoria al recordar los paseos que hacía con sus padres por las avenidas asuncenas. Al igual que otros ciudadanos, al recordar ese tiempo parece dibujar en sus palabras el estruendo de las ruedas desplazándose en las vías, la curiosidad y admiración que despertaba en su lento paso sobre el asfalto.

Historias. Sixto Castillo Núñez y Blásida Martínez tienen su niñez ligada al tranvía. Blásida recuerda con alegría los paseos con su familia.

“Pasábamos muy bien. Nos gustaba pasear en el tranvía. Recorríamos el centro, íbamos hasta la estación del tren”, describe. Por su parte Sixto lo usaba para llevar los diarios hasta el barrio Las Mercedes. “Iba todos los días, de mañana y de tarde. Era divertido viajar en él”. Sonriendo recuerda que el transporte era utilizado por los turistas y la gente cada día lo elegía porque el pasaje era más barato. También los vínculos que se creaban al usar cada día el transporte.

“Nos hacíamos amigos de los choferes. Los guardas solían llamarles la atención a esos que eran cabezudos o sino les daban un coscorrón para que se calmen”, dice al transitar con nostalgia el paisaje de una Asunción que ya no está.