4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de agosto de 2016, 03:50

El tradicional bordado palestino perpetúa su patrimonio en prendas actuales

Jerusalén, 3 ago (EFE).- La juventud palestina adapta su tradicional bordado, que adorna los recatados vestidos de las mujeres desde hace siglos, a modernas prendas que se venden en todo el mundo con el fin de exportar la cultura textil de Palestina.

Taita Leila es una de las firmas locales que han decidido plasmar siglos de historia del arte textil palestino en prendas más juveniles, fusionando la tradición con un estilo más chic, para "demostrar así que lo palestino es mucho más que esos que salen en televisión tirando piedras", explica a Efe la fundadora de la marca, Noora Huseini.

"No es el estilo de tu abuela" es el eslogan de bienvenida de la página web de Taita Leila, el único lugar donde pueden comprarse estas singulares prendas, ya que las ventas están enfocadas al mercado externo porque, según Huseini "los palestinos conocen bien el bordado, así que el fin es exportar la cultura, que es mucho más de lo que la gente piensa".

Bethlehem (Belén, en inglés) es el modelo de una elegante camiseta de raso con bordado palestino sobre el escote, ideal para un evento formal como una boda. Khalil (Hebrón) es una camiseta azul celeste con el bordado tradicional en rojo, exótica y coqueta para una cita, y Yaffa es un vestido en crudo con un espeso bordado hasta la cintura, simple y fresco para eventos matinales.

Todas las prendas llevan nombres de ciudades históricas palestinas y son ejemplos del adelanto de su segunda colección "Qabbeh" que Taita Leila presentó el pasado mayo en Jerusalén con una dinámica y divertida exhibición en la que los asistentes interactuaban con las modelos en una especie de concurso en el que tenían que averiguar todo sobre la historia del bordado.

A lo largo de la historia de la región, los tocados y accesorios, la variedad de estilos de bordado, los tipos de puntadas o los antiguos orígenes de adornos y motivos, marcan la riqueza de una historia que se remonta miles de años atrás y que afirma la antigüedad de la existencia de las raíces palestinas, asegura en el último número de la revista local "This Week in Palestine", la especialista Hanan Karaman.

Algunos patrones, tocados y capas pueden verse en grabados que datan del 1200 antes de Cristo y en estatuas de los siglos primero, tercero y sexto d.C., con una continuidad constante de estilo hasta la actualidad, explica Karaman, también cofundadora y presidenta de la Fundación Herencia Palestina.

Pero Taita Leila "no pretende ser otro museo de historia palestina", sino, según dice su fundadora, "contar la historia de los palestinos a través de una nueva interpretación, salir de la imagen encorsetada de esta cultura y difundirla de forma atrevida".

Aunque algunas características de los trajes y bordados palestinos son compartidos con aspectos de las artes textiles de los países árabes vecinos, el estilo local tiene una singularidad reconocida por expertos de esta materia en todo el mundo.

Además, según el lugar de Palestina de donde provenga el bordado, se puede distinguir varios motivos completamente diferentes, que reflejan la variedad y riqueza de la cultura local.

Así, en los años cuarenta era fácil distinguir si una mujer era de Ramala (hoy sede de la Autoridad Nacional Palestina) o Hebrón (en el sur de la Cisjordania ocupada) y discernirla de otros once estilos regionales que existían.

El estilo regional tradicional es una seña de identidad común palestina, independiente a la creencia religiosa, por lo que es llevado tanto por mujeres cristianas de Belén como por musulmanas en Ramala, como símbolo de la unidad social e identidad entre los dos grupos religiosos.

Taita Leila es fiel al bordado tradicional en prendas como la camiseta "Ramala" porque, según explica, "a veces se hace una copia de la tradicional porque de por sí es realmente bella", y reinventa ese clasicismo "a su manera" en piezas de diferentes estilos: unas elegantes, otras más hippies y algunas con una expresión más desenfadada.

Huseini, que fundó este proyecto el pasado año tras hacer un de financiación colectiva en internet, confiesa a Efe que parte de su plan es poder trabajar en Gaza en un futuro -muy difícil en la actualidad por el bloqueo impuesto por Israel con apoyo de Egipto- y abrir una línea para hombres y niños.