3 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 29 de junio de 2016, 00:40

El titular de la CICIG ve a la fiscal de Guatemala en una situación de peligro

Guatemala, 28 jun (EFE).- El colombiano Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), reconoció hoy que la fiscal del país centroamericano, Thelma Aldana, está en una verdadera situación de peligro tras las amenazas recibidas.

"Estamos frente a un tema de peligro real de la Fiscal", dijo el comisionado en una entrevista con la televisión local Guateavisión, en la que aseguró que las amenazas o campañas de difamación son un "comportamiento previsible" de las estructuras criminales que se sienten atacadas y "se resisten a desaparecer".

La pasada semana, la propia Aldana alertó de la posibilidad de que el crimen organizado estuviera planeando "un atentado" en su contra, motivo que llevó al Gobierno del país a redoblar su seguridad y la de su familia, después de que recibiera una serie de amenazas e intimidaciones de las que hasta el momento se desconocen los autores.

Desde abril del 2015, la CICIG y la Fiscalía han desmantelado una serie de estructuras de corrupción en la que además del expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxanna Baldetti están implicados altos funcionarios, exfuncionarios, empresarios y otros particulares, que han saqueado las arcas del Estado.

Precisamente ir en contra de estas grandes estructuras criminales, a juicio de Velásquez, provoca reacciones de esta "naturaleza", tal y como vivió él mismo en su país o sus antecesores al frente de la CICIG.

A pesar de ello, el colombiano, que reconoció estar "acostumbrado" a estas situaciones, dijo tener por norma "no hablar de riesgos y temores" sobre su persona: "Uno no puede estar pensando en eso porque puede conducir a la parálisis. Cuando no pueda (realizar mi función) debo retirarme".

Sobre las acusaciones vertidas en su contra por el expresidente Pérez Molina, que durante su declaración ayer, lunes, lo llamó arrogante y lo acusó de querer protagonismo y de no tener pruebas, Velásquez se limitó a decir que esta postura es una forma "mediática" de asumir una defensa.

"Hay mucho aprovechamiento, tergiversación y desinformación", se intenta mostrar "una especie de persecución", pero en todo momento se ha respetado la presunción de inocencia y el debido proceso: "Yo particularmente tengo siempre tranquilidad de mi comportamiento".

No obstante, reconoció que toda esta situación "podría" clasificarse como una "guerra psicológica" cuyo fin sería minar el trabajo y la credibilidad de los equipos de investigación, "tergiversando y desinformando".