10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
martes 29 de noviembre de 2016, 09:56

El tiempo nublado: Nada humano le es ajeno

Es seguro que la directora -y al mismo tiempo una de las protagonistas de esta película- tuvo un montón de cuestionamientos previos a la decisión de hacerla, cuestiones que la siguieron durante el rodaje y seguro también durante la edición. Con certeza no es la pionera, pero pocas cineastas habrán accedido a retratar su intimidad y la de su familia con la sinceridad y crudeza que se nos revelan en El tiempo nublado.

Sergio Cáceres Mercado | sergio209@lycos.com


Al decidir documentar cinematográficamente un especial momento de la relación con su madre, Arami Ullón nos muestra la condición humana en su máxima expresión. Es ella y su madre, a veces su padre, a veces su novio, amigos, amigas, pero en todas las ocasiones también somos nosotros. He aquí donde reside la fuerza de esta película inclasificable en cuanto a género, que es lo que menos importa aunque nos indica por donde va la cosa. Es que innegablemente tiene un carácter experimental o, mejor aún, experiencial, pues es con la vida en toda su crudeza con que se lidia en todos los minutos reales que dura esta obra.

Como en varias escenas los sentimientos están a flor de piel, la empatía es inevitable. Hay momentos duros que deben ser vistos por corazones fuertes, pero ninguno lo será tanto al punto de no conmoverse. En esta pequeña y cotidiana saga doméstica, los protagonistas nos miran a los ojos tan directamente que es inevitable desviar la mirada. Somos interpelados por ellos porque son como nosotros. Nada humano me es ajeno, decía el sabio romano, y de ese modo todos los caminos conducen a El tiempo nublado.

Tantas cosas que nos tocan de cerca aparecen en ese microcosmos de drama y comedia que nos plantea la película: el valor de la familia, la relación con los padres, la madre desvalida, el novio comprensivo, los amigos que apoyan, el trabajo que espera pero no tanto, echar a volar y abandonar el nido, la vida que exige decisiones. Reitero, ningún espectador sale ileso en este retrato familiar donde desfilan todos los rostros incluidos los nuestros.

Pero, ¿son reales en verdad sus personajes? ¿Qué tan auténticos son sabiendo que la cámara está ahí registrándolo todo? No son actores, ¿pero están actuando? Arami ha respondido a estas preguntas cuando charlaba con el público que fue a ver su película los pocos días que se exhibió en Asunción. Hoy estos cuestionamientos y muchos más pueden surgir para aquellos que decidan ir a verla en las dos únicas funciones que Cinemark ofrece en su ciclo de cine paraguayo. No estará ella para responder como en otras ocasiones, pero en las redes sociales está siempre y seguro accederá a conversar sobre su creación.

Puede afirmarse que una buena película es aquella que uno termina de verla y tiene en la cabeza un montón de interrogantes existenciales y una vorágine de sentimientos a flor de piel. Haga la prueba hoy y vaya a verla. Saldrá con alguna perspectiva nueva sobre nuestros afectos, quizá querrá abrazar a un ser querido, quizá a su madre o quien sea. Es la magia del cine, la magia de El tiempo nublado.