2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 27 de julio de 2016, 01:00

El tesoro de la perla preciosa

Hoy reflexionamos el evangelio de San Mateo 13, 44-46. El hombre que descubre su vocación siempre ha tenido que esforzarse para seguirla, pues el Señor llama, invita, pero no coacciona.

Ni el hombre que encontró el tesoro, ni el que halló la perla, echan de menos lo que antes poseían y que vendieron. Tal es la nueva riqueza, que ninguna otra cosa dejada debe añorarse. Lo mismo sucede a aquel que se desprende de todo por amor a Cristo: lo deja todo, y lo halla todo.

Su vida, en apariencia la misma, es bien distinta. El Señor subraya en la parábola el gozo con que vende sus posesiones. Cabe pensar que serían cosas a las que tendría aprecio: la casa, el mobiliario, los adornos... representaban el esfuerzo de años de trabajo. Pero lo vende todo, sin regateos, sin pensarlo demasiado, con alegría. Lo vende todo porque sabe bien el tesoro que ha encontrado. Ante este, todo lo demás carece de importancia.

El papa Francisco, al respecto del evangelio de hoy, dijo: “El Espíritu Santo”, que nos hace escuchar la voz del Señor. “¿Y cómo puedo hacer, se pregunta el Papa, para estar seguro que la voz que escuchó es la de Jesús, que eso que escucho que debo hacer viene del Espíritu Santo? Rezar”.

“Sin oración, no hay sitio para el Espíritu. Pedir a Dios que nos mande este don: ‘Señor, danos el Espíritu Santo para que podamos discernir en todo momento lo que debemos hacer’, que no siempre es lo mismo. El mensaje es este: la Iglesia va adelante, la Iglesia progresa con estas sorpresas, con estas novedades del Espíritu Santo.

Hay que discernirlas bien y para discernirlas es necesario rezar, pedir esta gracia. Bernabé estaba lleno del Espíritu Santo y lo entendió enseguida; Pedro lo ha visto y dijo: ‘¿quién soy yo para negarle el Bautismo?’. Es él el que hace que no nos equivoquemos. ‘Pero, padre, ¿por qué meterse en estos problemas? Hagamos las cosas como siempre, así estamos más seguros...”

(Frases extractadas del libro Hablar con Dios, de Francisco Fernández Carvajal y http://jesuseltesoroescondidoennosotros.blogspot.com/2015/04/papa-francisco-que-nuestra-vida.html)