El terror llegó a Londres

La capital británica sitiada de policías fuertemente armados