26 de septiembre
Lunes
Despejado
12°
29°
Martes
Despejado
16°
32°
Miércoles
Despejado
18°
35°
Jueves
Muy nublado
20°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 21 de septiembre de 2016, 23:11

El teatro, la literatura y la música ayudan a tejer la paz de Colombia

Bogotá, 21 sep (EFE).- Con palabras de Miguel de Cervantes Saavedra y del nobel de literatura Gabriel García Márquez, la obra teatral "Tejiendo la paz", junto con las voces de un coro y las melodías de la Orquesta Sinfónica Nacional, invitó hoy a los colombianos a reflexionar acerca de la inutilidad de la guerra.

Centenares de personas llegaron a la Plaza de Bolívar, en pleno corazón de Bogotá, para disfrutar de un espectáculo en el que 17 actores interpretaron la obra dirigida por la española Natalia Menéndez, directora del Festival Internacional de Teatro de Almagro.

La puesta en escena liderada por el Teatro Colón de Bogotá incluyó además las 60 voces del Coro de la Ópera de Colombia.

"He tenido el privilegio que me ha ofrecido el Teatro Colón, junto al Ministerio de Cultura, de poder dirigir este espectáculo, que, con 120 artistas y textos de Eurípides, Aristóteles y Cervantes hasta escritores y poetas colombianos, son los que aportan la luz que cuenta esta historia", dijo a Efe Menéndez.

Para la directora española, participar en la realización de "Tejiendo la paz" cuando faltan solo cinco días para que el Gobierno colombiano firme la paz con la guerrilla de las FARC fue una experiencia única, de la cual solo puede "estar agradecida".

"Creo que es muy conmovedor. Hemos hecho una reflexión (con la obra) realmente profunda de lo que realmente es vivir en medio del conflicto y después lograr vivir en paz", afirmó.

La obra fue presentada en el marco del Día Internacional de la Paz y como previa a la firma el próximo lunes en Cartagena de Indias del acuerdo para poner fin a 52 años de conflicto.

El espectáculo concluyó con una presentación del colectivo Victus, que está integrado por víctimas del conflicto armado, militares retirados y desmovilizados de la guerrilla y de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), quienes con telas blancas en el escenario "tejieron la paz" con el público.

Luego utilizaron sus extremidades como ramas para formar un árbol humano que le dio fin a la obra.

Una de las integrantes de Victus, Ana Riveros, excombatiente de las AUC y desmovilizada desde hace diez años, manifestó a Efe que para ella fue muy gratificante haber participado de esta experiencia.

"Estoy sin palabras, es algo grandioso porque no esperábamos que fuéramos invitados a hacer parte de una obra tan importante. Esperamos que esto se quede en la mente de muchos colombianos. La reconciliación sí se puede. No hay imposibles, lo imposible se lo pone uno mismo", apostilló Riveros.