21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de mayo de 2017, 12:16

El Supremo ratifica el fallo que impide a una minera desalojar a la campesina peruana Acuña

Lima, 3 may (EFE).- La Corte Suprema de Perú ratificó hoy la sentencia que impide a la Minera Yanacocha desalojar de su casa a la campesina Máxima Acuña, ganadora el pasado año del prestigioso premio medioambiental Goldman, para así explotar la mina de oro Conga.

La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema declaró infundado el recurso de casación presentado por Yanacocha para anular una sentencia emitida en segunda instancia que absolvía a Máxima Acuña y a su familia del delito de usurpación de tierras, del que fueron declarados culpables en primera instancia.

El fallo concluye que no existen evidencias de que Acuña y su familia se apoderaran en 2011 por medios violentos del predio donde viven, situado en la región norteña de Cajamarca, y cuya área se superpone parcialmente con los terrenos que Yanacocha adquirió para explotar la mina aurífera.

Al salir de la audiencia, Acuña aseguró estar alegre y tranquila por el fallo y pidió a Yanacocha que la deje en paz y cese en los acosos y hostigamientos que la campesina denuncia periódicamente por parte de trabajadores y personal de seguridad de la compañía, que posee los terrenos que rodean su predio.

"Que me dejen vivir en paz. Quiero hacer mi futuro y no quiero más perturbaciones de sus trabajadores. Espero no tener más abusos y más atropellos. Son unas personas muy abusivas, unos delincuentes. Mi vida ha estado en riesgo solo por defender mi derecho", comentó Acuña.

La campesina añadió que, si la minera quiere dialogar con ella, primero tiene que pedirle disculpas públicamente por haberla difamado al acusarla de invasora de terrenos y también cesar las incursiones de sus trabajadores a su predio.

La abogada de Acuña, Mirtha Vásquez, señaló a Efe que "hoy Máxima ha sido reconocida como esa persona inocente que no está más que luchando por sus derechos".

"La trataron todos estos años como una delincuente. La empresa ha sostenido durante todos estos años un absurdo al afirmar que Máxima agredió a policías y trabajadores para invadir el terreno donde vive ahora. Eso ha quedado hoy absolutamente descartado", dijo Vásquez.

La letrada indicó que los otros dos procesos civiles que Yanacocha y Acuña mantienen para resolver la propiedad del terreno pueden prolongarse hasta los diez años, y apuntó que tienen la esperanza de que la minera desista, por responsabilidad social, en su intención de desalojarla.

Por su parte, el director regional legal de Yanacocha, Christian Schroder, declaró a Efe que la minera respeta el fallo de la Corte Suprema aunque no comparte con sus criterios, y aclaró que este litigio queda zanjado en este tribunal.

Schroder agregó que Yanacocha continuará en el fuero civil con los litigios abiertos para demostrar que la empresa es la dueña legal del terreno donde vive Acuña.

El predio en disputa, denominado Tragadero Grande, tiene una extensión de 24,5 hectáreas y se encuentra a orillas de la laguna Azul, en las alturas de los Andes.

La mina Conga, con una inversión prevista de 4.800 millones de dólares, contempla el drenaje de cuatro lagunas que se encuentran en cabeceras de cuenca, dos de ellas para extraer oro y las otras dos para verter los residuos tóxicos.

El proyecto se encuentra paralizado desde 2012, después de que las protestas contra la mina causaran cinco muertos, pero Yanacocha, propiedad de la estadounidense Newmont y la peruana Minas Buenaventura, mantiene su intención de ejecutarlo próximamente.