10 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 30 de julio de 2016, 14:32

El sistema de gobernabilidad está agotado en Chile, según el portavoz del Gobierno

Santiago de Chile, 30 jul (EFE).- Marcelo Díaz, ministro Secretario General de Gobierno (portavoz) de Chile, afirmó hoy que el sistema de gobernabilidad "se ha agotado", en el país y que la solución es "perfeccionar la democracia".

"Estamos viviendo un momento de transición en Chile. Se ha agotado el sistema de gobernabilidad del país", precisó en una entrevista que publica el diario La Tercera, uno de los más cercanos colaboradores de la presidenta Michelle Bachelet.

"Si no nos hacemos cargo de encontrar ese modo de gobernabilidad que permita procesar a este nuevo país, los próximos gobiernos van a vivir este desacomodo que se expresa con tanta fuerza", añadió, en relación con la crisis de confianza que afecta actualmente a la política chilena, afectada por casos de corrupción.

En Chile, sostuvo, hay "un ciudadano más exigente, que reclama respuestas contundentes y una elite que no es capaz de procesar esas exigencias" y admitió que "no hemos sido eficaces en la modernización de nuestro Estado, poco hemos hecho en la revisión de nuestro régimen político".

"Es nuestro desafío y debemos encontrar nuevas condiciones de gobernabilidad para el país", remarcó el portavoz del gobierno de Bachelet, que carga con bajos índices de popularidad según las encuestas.

"Cuando los gobiernos gozan de apoyo, su capacidad de ordenamiento aumenta. Cuando eso no pasa, su capacidad de ordenamiento disminuye", dijo Marcelo Díaz, para quien, sin embargo, "el fenómeno actual no tiene que ver solo con la agenda de un gobierno, sino que está vinculado con el modelo".

A su juicio, si el gobierno de Bachelet, que tiene mayoría en las dos cámaras (legislativas) debe hacer esfuerzos enormes para sacar adelante su agenda, es porque existe "un problema estructural y el sistema de gobernabilidad agotado".

"Es más difícil compactar a la coalición (oficialista)", dijo Díaz, para quien esa situación se vio también en el gobierno derechista de Sebastián Piñera (2010-2014).

Consideró además que cuando se habla de conducción política, "no solo le corresponde al gobierno, se necesita la colaboración de los líderes partidarios", lo que no ocurre en la actualidad. "El país cambió y por eso es que hay que hacerse de los compromisos políticos de fondo", remarcó.

En ese contexto, Díaz, se distanció de quienes han visto en unas recientes declaraciones del expresidente Ricardo Lagos un ataque apenas disimulado contra el gobierno de Bachelet, al afirmar en una entrevista con el mismo diario que Chile sufre "la peor crisis política e institucional de su historia", con excepción del golpe de Pinochet en 1973.

Los términos sonaron similares a los que la oposición y sectores empresariales utilizan para referirse a los resultados de las reformas que el gobierno de Bachelet ha impulsado en el campo impositivo, educacional, laboral y constitucional.

Para Díaz, Lagos no atacó al gobierno. "Entendí en las palabras de Lagos que nos desafiaba a todos. Esta es una crisis de confianza que afecta al poder político, moral, económico, deportivo. Una fractura de la confianza de la ciudadanía. Y en eso la Presidenta ha hecho cosas", argumentó.

"Lo que nosotros señalamos es que todos tenemos responsabilidad en la crisis y en la salida de la crisis. Y así leí las declaraciones del expresidente Lagos, que siempre habla desde una mirada propositiva y eso hay que valorarlo", añadió.

"Los ciudadanos nos han dicho categóricamente cómo se resuelve la crisis: perfeccionando la democracia. Es lo que los ciudadanos quieren, más transparencia, mejores instituciones, fin del abuso", concluyó.