6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
28°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 12 de agosto de 2016, 01:00

El símbolo es Curuguaty

Decía un día el Dr. Jorge Lara Castro: “La toma de la cárcel de la Bastilla en París fue la detonante para la Revolución Francesa”.

Me lo recordaba porque la masacre de Curuguaty en Marina Cué era como mover las entrañas del Paraguay para comenzar otra vez (muchas veces lo ha intentado) a dar vida a un Paraguay nuevo donde quepamos todos, inclusive los que se van quedando fuera de él: indígenas, campesinos, bañadenses, empobrecidos sin trabajo etc… Y todo esto poniendo como base el problema de la tierra.

En el Paraguay actual existe también el abismo de clases sociales de la Francia de finales del siglo XVIII.

Arriba, los amos del Paraguay (sojeros, ganaderos, bancos, multinacionales, narcos...). Pocos, pero acumulan casi toda la tierra y la plata. Y a su alrededor en línea descendente: empresarios, profesionales y empleados a su servicio, un gobierno al que ayudan en sus campañas y les están sometidos en temas claves, obreros cualificados, trabajadores de la economía sumergida, agricultores con pocas hectáreas.

Abajo y separados por un abismo de diferencia: campesinos sin tierra, recicladores, verdaderos mendigos etc… Los campesinos de Curuguaty entraron en tierras del Estado porque carecían de ella. Están a distancia sideral de los amos del Paraguay.

Pero les han desafiado en el tema capital de la tierra. Y desde arriba todos se han puesto de acuerdo para darles una condena ejemplar, de modo que no tengan más ganas de molestarlos.

Por eso Curuguaty es un símbolo en el Paraguay moderno. Si logramos que la Justicia actúe con justicia (qué curioso), este símbolo de lucha puede ser el comienzo de una lucha creciente hacia el nuevo Paraguay. Como lo fue la Bastilla para la Revolución Francesa.

Pero, si fracasamos por la sentencia de 18, 20 y 35 años, se atrasará el comienzo del cambio en el Paraguay.

Curuguaty es un símbolo y el motor vivo de una causa nacional.