25 de marzo
Sábado
Mayormente nublado
24°
33°
Domingo
Mayormente nublado con tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
21°
29°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 14 de marzo de 2017, 17:31

El senado brasileño aprueba una nueva fase de amnistía a capitales fugados

Brasilia, 14 mar (EFE).- El senado brasileño aprobó hoy una nueva fase de amnistía para que los inversores puedan repatriar capitales no declarados en el exterior y regularicen así su situación en el país a cambio del pago de una multa y de una cantidad en concepto de impuesto sobre la renta.

Los poseedores de los recursos tendrán que pagar una multa correspondiente al 20,25 % más el 15 % en concepto del impuesto sobre la renta en relación al patrimonio a declarar a fecha del 30 de junio de 2016, según un comunicado divulgado este martes por la Cámara Alta.

A falta de la sanción final de esta nueva fase por parte del presidente Michel Temer, el documento aprobado por el Senado finalmente no incluyó la posibilidad de que se adhieran a esta medida parientes de políticos y de agentes públicos.

"Permanece prohibida la posibilidad de que parientes de políticos y agentes públicos regularicen activos mantenidos en el exterior", expresó el Senado en la nota.

De acuerdo con el texto aprobado, el plazo para la repatriación de activos no declarados será de 120 días, los cuáles serán contados a partir de la fecha en que el Fisco reglamente el proceso.

Del valor total que se recaude con la multa, el 46 % se repartirá entre los estados y los municipios de Brasil.

La tributación, de esta forma, se encarece puesto que en la primera fase, que tuvo lugar en 2016, el contribuyente que solicitó la amnistía tuvo que pagar un 15 % del capital en concepto de multa y otro 15 % en relación al impuesto sobre la renta.

Brasil recaudó el año pasado 50.900 millones de reales (unos 16.000 millones de dólares) a través de ese plan de amnistía fiscal.

En total fueron repatriados 169.900 millones de reales (alrededor de 53.430 millones de dólares) de cerca de 25.000 contribuyentes que decidieron legalizar y traer al país los activos.