21 de agosto
Lunes
Mayormente despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 21 de marzo de 2017, 11:36

El sector aéreo sufre en Wall Street tras nuevas restricciones de EE.UU.

Nueva York, 21 mar (EFE).- Las grandes aerolíneas de EE.UU. sufrían hoy el castigo de los inversores en Wall Street tras las nuevas medidas que impiden llevar aparatos electrónicos en cabina en vuelos procedentes de ocho países de Oriente Medio y el norte de África.

Unas dos horas después de la apertura de la jornada bursátil en la Bolsa de Nueva York (NYSE), United Continental caía un 2,47 %, Delta Airlines bajaba un 2,15 % y American Airlines perdía un 1,73 %.

También sufrían el castigo de los inversores otras compañías de menor tamaño como Southwest Airlines (-2,83 %), Alaska Airlines (-2,42 %), Spirit Airlines (-1,12 %) y JetBlue Airways (-1,08 %), entre otras.

El Gobierno estadounidense aplica desde hoy una orden que obligará a facturar aparatos electrónicos de mayor tamaño que un teléfono móvil en vuelos de nueve aerolíneas extranjeras procedentes de ocho países de mayoría musulmana de Oriente Medio y África.

La prohibición afectará a unos 50 vuelos diarios hacia Estados Unidos procedentes de 10 aeropuertos internacionales en ocho países: Jordania, Kuwait, Egipto, Turquía, Arabia Saudí, Marruecos, Catar y Emiratos Árabes Unidos.

De acuerdo con funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional que ofrecieron detalles de la nueva orden bajo anonimato, la prohibición no se basa en ninguna amenaza concreta ni riesgo de un ataque inminente.

Hasta el momento, las autoridades únicamente pedían encender los aparatos electrónicos antes de embarcar a un avión por temor a un posible atentado, pero nunca se había prohibido la entrada con tabletas, videojuegos o computadoras.

Esta restricción llega después de la segunda orden ejecutiva del presidente de EE.UU., Donald Trump, para vetar la entrada al país durante 90 días de viajeros de seis países de mayoría musulmana y suspender por 120 días el programa de acogida de refugiados.