4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
lunes 8 de agosto de 2016, 01:00

El rey de los monos, un clásico vigente

Por Sergio Cáceres Mercado

caceres.sergio@gmail.com

Tarzán es uno de los personajes cuya evolución en el cine es muy interesante de seguir, ya que los cambios tecnológicos y estéticos lo afectan en algunos aspectos radicalmente, y en otros dejan lo que puede entenderse como esencial en él, por ejemplo, el famoso alarido, que casi no ha cambiado, aunque esta vez solo se lo escucha y jamás se lo ve emitirlo.

Esta nueva entrega tiene elementos de aquella excelente adaptación de 1984, Greystoke, que llegara a ser nominada en tres categorías para los Oscar. No logra aquella calidad artística, pero la suple con mucha aventura y unos efectos visuales excelentes. En esto último, hay que destacar que la recreación de los animales hace rato ha llegado a unos niveles impresionantes.

Es así que por el lado salvaje de este Tarzán, las cosas van muy bien. La selva africana es una protagonista más, con una fuerza natural cautivante. Los animales que aparecen tales como elefantes, hipopótamos y los infaltables gorilas tienen una naturalidad casi de documental.

Sin embargo, es siempre en el lado humano donde las cosas no funcionan bien para Tarzán. Dejando de lado la típica crítica racista de un blanco líder en una tierra de negros, es el drama en sí lo que queda como un lugar común. La sed de venganza de un solo personaje mueve varias situaciones, pero al final queda opacada por la avaricia de otro. Algunos personajes, como el pistolero norteamericano, hasta quedan muy forzados, aunque no sabemos en el libro original cómo se lo ubica. Hay que decir que la crítica histórico-social que se plantea es lo mejor que tiene en este sentido.

Finalmente, lo importante es ver a Tarzán en acción y de eso hay bastante. La aventura en plena selva es lo que cuenta, y acá la película cumple con creces. Tarzán es un clásico del cine. Ya juzgarán sus acólitos a esta nueva adaptación.

Calificación: *** (buena)