9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 16 de julio de 2016, 01:00

El retorno de damnificados es penoso mientras planean una defensa costera

Familias vuelven a zonas que estuvieron anegadas y gastos para reacondicionar casas son millonarios. Un proyecto de relleno sanitario para el Bañado Tacumbú prevé construir 2.500 viviendas sociales.

Lenta pero progresivamente, las familias ribereñas asentadas desde hace varios meses en espacios públicos y destacamentos militares van retornando a sus casas ubicadas en zonas que fueran afectadas por la crecida, en donde se encuentran con un sombrío panorama de millonarios gastos y contaminación.

Construcciones ganadas por la humedad, piezas derrumbadas, murallas caídas y mucha basura y efluentes cloacales acumulados en los terrenos es la realidad que deben enfrentar los ribereños que deciden volver a sus hogares.

A lo largo de la avenida 21ª Proyectada ya se observan varios claros entre las precarias casas de terciadas y chapas de zinc de gente que ya se encuentra de nuevo en sus hogares en puntos cercanos al río Paraguay. También hay personas que con sus pertenencias aguardan por un camión en los paseos centrales, por los cuales pagan entre G. 100.000 y 150.000 por cada viaje, de acuerdo a sus mismos testimonios.

Ariel Ayala, quien junto a su esposa e hijo estuvieron residiendo en el campamento habilitado en la unidad del RI 14, explicó que son muchos daños los que encontraron en su casa. "No tenemos otra salida que gastar para poner todo en condiciones", dijo.

PROYECTO. La firma de un convenio entre la Comuna capitalina, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y la organización Camsat fue anunciada ayer, tras una reunión entre el intendente Mario Ferreiro con el padre Pedro Velasco.

El objetivo de este plan es el de materializar un relleno sanitario en el Bañado Tacumbú, donde se pretende recuperar una superficie de 90 hectáreas para dejarlas fuera de toda posibilidad de ser alcanzadas por inundaciones futuras.

De todas esas tierras recuperadas, un total de 70 hectáreas servirán para construir un núcleo poblacional de 2.500 viviendas de interés social para las familias de este sector ribereño de Asunción.

Precisamente, algunas familias que resultaran damnificadas por la última crecida expresaron su temor ante la posibilidad de ser sacadas de la zona que ocupan desde hace décadas y donde hicieran millonarias inversiones.

Teresa Pérez, una de las lugareñas, expresó que en el relleno de los terrenos bajos y en sus casas hay "mucho sacrificio de la gente que habitó esta área de la ribera cuando todo era monte. Por eso exigimos claridad a la hora de implementar este plan".