4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 19 de julio de 2016, 22:49

El respaldo de Ortega a Maduro marca el aniversario sandinista en Nicaragua

Managua, 19 jul (EFE).- Los sandinistas celebraron hoy los 37 años de la revolución que derrocó la dictadura de los Somoza en Nicaragua, en un aniversario marcado por el respaldo del presidente del país, Daniel Ortega, a su aliado y homólogo venezolano, Nicolás Maduro, que fue uno de sus invitados.

Ortega, candidato a la reelección en las elecciones de noviembre en Nicaragua y quien encabezó el acto, criticó a Estados Unidos por supuestamente estar "obsesionado" con derrocar al presidente Maduro, en un discurso ante una multitudinaria concentración en la Plaza La Fe Juan Pablo II, de Managua.

"El enemigo sabe que derrotando a Venezuela, destruyendo a Venezuela, afecta en primer lugar la moral de los pueblos de nuestra América", señaló el líder sandinista, el principal aliado de Maduro en Centroamérica.

Según Ortega, el presidente estadounidense Barack Obama "luce tan obsesionado pensando que con esa ofensiva contra Venezuela van alcanzar unos cuantos votos más en las elecciones de Estados Unidos" en noviembre próximo a favor de la candidata demócrata a la Presidencia, Hillary Clinton.

"Esa batalla (elecciones) no se decide en Venezuela, se decide en Estados Unidos. La batalla de Venezuela se decide en Venezuela, no en Estados Unidos", agregó.

Dirigiéndose a Maduro, uno de los invitados especiales a la fiesta sandinista, Ortega le dijo que le corresponde comandar "esa batalla".

"Sabemos que la responsabilidad es enorme, gigantesca, pero tenemos la confianza, la seguridad, la convicción que hay suficientes recursos morales en el pueblo venezolano para resistir y vencer y estamos seguros de la victoria", continuó.

Maduro, que fue otro de los oradores durante el aniversario número 37 de la revolución, señaló al "imperio estadounidense" de tener "una obsesión fatal con la revolución bolivariana".

"¡Qué van a poder con nosotros!. Lo han intentado de mil maneras. Yo les digo (...) no han podido ni podrán con la revolución bolivariana fundada por el comandante (Hugo) Chávez", arengó.

"Y Venezuela renacerá de las dificultades y enrumbará el camino de la victoria", prosiguió el gobernante venezolano, que inició su discurso cantando la estrofa de una música testimonial que dice "El yanqui se va a joder".

La oposición venezolana se encuentra intentado activar un referendo para revocar al mandato del presidente Maduro, a quien atribuye el secuestro de los poderes del Estado y otras situaciones como la escasez de alimentos y medicinas, y un porcentaje de inflación que alcanza las tres cifras.

Durante la fiesta sandinista, Ortega también aseguró que en el mundo hay suficientes recursos para revertir el calentamiento global y evitar la destrucción del planeta.

Asimismo, consideró que las víctimas del terrorismo, como recientemente ocurrió en Niza, Francia, "han sido víctimas del terrorismo de Estado que ha promovido ese terrorismo" y abogó para que se produzcan cambios radicales en países de desarrollo a favor de la justicia, la paz y la libertad en el planeta.

"Porque por el camino que venimos se está llevando al planeta al terrorismo total. Hace falta un cambio de rumbo para el planeta y está en manos de los países desarrollados", apuntó.

Durante la celebración el presidente nicaragüense estuvo acompañado de su esposa Rosario Murillo, de quien llovió en elogios, así como de su gabinete de gobierno y representantes de los otros tres poderes del Estado.

También de sus aliados, los presidentes Maduro, y el de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, además del vicepresidente de Cuba Miguel Díaz-Canel.

Asimismo, por la indígena guatemalteca y premio nobel de la paz de 1992, Rigoberta Menchú; el expresidente guatemalteco Vinicio Cerezo y el exgobernante hondureño Manuel Zelaya.

Además, por representantes de izquierda de América Latina y el Caribe, entre otros movimientos sociales de izquierda.

El 19 de julio es un día de fiesta nacional en Nicaragua que se celebra desde 1980, cuando fue decretado por el primer Gobierno sandinista para recordar el derrocamiento armado de los Somoza (1937-1979).