22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 21 de abril de 2017, 09:47

El proyecto de reelección sigue gravitando pese a ser desinflado por Cartes

Asunción, 21 abr (EFE).- El proyecto de reelección presidencial, origen de violentos incidentes, se desinfló esta semana con el anuncio del presidente Horacio Cartes de renunciar a un posible segundo mandato en 2018, aunque sigue vivo en el Congreso e impidiendo el cierre oficial de la crisis más grave de su Gobierno.

Mientras que Cartes ha recibido apoyos internacionales por esa decisión, que hasta una parte de la oposición ha calificado de "gesto de grandeza", el polémico proyecto permanece en la Cámara de Diputados, donde el 31 de marzo fue derivado por 25 senadores, la chispa que prendió una ola de violencia que conmocionó al país.

El pasado miércoles, dos días después del sorpresivo anuncio de Cartes, un total de 44 diputados, con mayoría del gobernante Partido Colorado, prorrogaron su existencia al girarlo a las comisiones pertinentes para su estudio.

Las comisiones tienen una semana para remitir un dictámen a la Cámara para el tratamiento del proyecto, una enmienda constitucional para facultar la reelección presidencial, prohibida por la Constitución.

Se espera que para el próximo miércoles se agote un suspense creado por la postura de esos diputados de no enterrarlo ese día, y que también ha sido espoleado por varios referentes de la oposición, que alertaron de que puede ser aprobado cuando regrese a la Cámara Baja.

En otra línea se sitúan quienes confían en que la Cámara, con mayoría oficialista, se pronuncie por archivarlo, en consonancia con la aseveración de Cartes de que no se presentará a la reelección en 2018.

Cartes ratificó esa decisión el martes ante miles de correligionarios colorados que le rindieron homenaje en un acto en la sede del partido, en Asunción, con la presencia de ministros, diputados, senadores, gobernadores departamentales y las principales autoridades de la formación.

En su intervención dejó claro que se apartaba de la carrera hacía 2018, pero dando a entender que seguirá en el día a día del partido y no será ajeno al proceso de elecciones internas de las que saldrá el candidato colorado para ese año.

Un día antes, Cartes envió una carta al titular de la Conferencia Episcopal Paraguaya, Edmundo Valenzuela, en la que le comunicaba que declinaba toda intención de correr en 2018, una misiva que el mandatario publicó luego en su cuenta de Twitter.

La divulgación de la carta removió un tablero político convulsionado por los hechos del 31 de enero, cuando las inmediaciones del Congreso fueron escenario de enfrentamientos entre policías y manifestantes contra la enmienda, quienes además quemaron parte del edificio.

El hecho más grave se produjo horas más tarde, cuando la Policía allanó la sede del Partido Liberal, con el resultado de la muerte de un joven militante, presuntamente a manos de un agente.

Los incidentes estallaron después de que un grupo de 25 senadores aprobaron el proyecto de enmienda en una votación que cortó en dos pedazos la Cámara Alta.

La votación se realizó en la oficina parlamentaria del Frente Guasú, del expresidente Fernando Lugo, a puerta cerrada y sin la presencia del resto de legisladores y del presidente del Senado, Roberto Acevedo, que antes no había dado entrada al proyecto.

Esa acción refrendó la alianza puntual que mantenían el Partido Colorado y el Frente Guasú, los primeros buscando una candidatura presidencial de Cartes en 2018 y los segundos la de Lugo.

La alianza se desmoronó tras la decisión de Cartes de este lunes, si bien el proyecto permanece en Diputados desde que fue conducido por los 25 senadores para su tratamiento, lo que no se hizo ante las disturbios frente al Congreso.

En la sesión de este miércoles, los diputados liberales contrarios a la enmienda propusieron devolver el proyecto al Senado, al considerar que la votación de los 25 senadores fue ilegal y solo existió de facto.

Pero una mayoría de diputados optaron por dirigirlo a las dos comisiones encargadas del dictámen, según algunas fuentes para no desautorizar a los senadores que defendieron el proyecto.

Algunos portavoces de los partidos que se oponen a la enmienda criticaron ese proceder como una forma de no admitir las consecuencias que ha dejado el proyecto, e incluso alertaron de que todavía puede ser aprobado.

Sin embargo, quienes desestiman esa posibilidad apelan a la incongruencia que supondría que los diputados colorados inyecten vida a un proyecto que, sin Cartes en 2018, solo beneficiaria a Lugo.