10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 13 de octubre de 2016, 17:36

El Programa Mundial de Alimentos asiste en Cuba a 180.000 damnificados por el huracán Matthew

La Habana, 13 oct (EFE).- El Programa Mundial de Alimentos (PMA) entregará en el oriente de Cuba ayuda humanitaria para cubrir las necesidades nutricionales de 180.000 personas en los sectores más afectados por el huracán Matthew, que la semana pasada arrasó varias zonas a su paso por ese extremo de la isla.

La institución indicó hoy en un comunicado que la operación de asistencia, coordinada con el Gobierno cubano, comenzará con la entrega de una ración de arroz y frijoles a toda la población de los cuatro municipios más impactados en la provincia de Guantánamo: Baracoa, Maisí, Imías y San Antonio del Sur.

"Estamos trabajando en estrecha colaboración con las autoridades para poder brindar este apoyo a las poblaciones cubanas afectadas por este desastre", manifestó la representante del PMA en Cuba, Laura Melo, citada en la nota.

Melo calculó que el organismo de Naciones Unidas necesitará unos cuatro millones de dólares para brindar ayuda de emergencia a los damnificados en el país caribeño y llamó a la comunidad internacional a efectuar donaciones que permitan al PMA dar respuesta al impacto del desastre sobre la población más vulnerable.

Miles de personas perdieron sus casas y la mayor parte de sus pertenencias debido al paso del huracán Matthew por la punta oriental de Cuba, donde el meteoro tocó tierra con fuerza 4 en la escala Saffir-Simpson (máximo de 5).

Matthew, el huracán más poderoso que ha azotado el Caribe en los últimos 9 años, atravesó la isla por la provincia de Guantánamo el pasado 4 de octubre, tras devastar zonas de República Dominicana y Haití, país este último en el que dejó centenares de muertos.

En la isla caribeña no se registraron víctimas mortales pero sí cuantiosas pérdidas materiales, especialmente en viviendas e infraestructuras.