18 de agosto
Viernes
Mayormente nublado
20°
24°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 1 de mayo de 2017, 01:00

El presidente Trump mantiene una guerra abierta contra la prensa

El presidente dedicó buena parte de su discurso a atacar duramente a los medios. La cena tradicional de los presidentes con corresponsales, Trump decidió saltársela al estimar que es maltratado por los periódicos.

EFE

WASHINGTON - EEUU

El presidente Donald Trump comenzó su mandato declarándose en guerra contra la prensa y durante sus primeros 100 días en la Casa Blanca ha mantenido un combate retórico sin precedentes con los medios.

El sábado, en el día 100 de su mandato, Trump presumió de esa batalla ante sus seguidores en un mitin en Pensilvania mientras en Washington transcurría la tradicional cena de corresponsales de la Casa Blanca, por primera vez en décadas, sin el presidente.

Los constantes ataques de Trump a los medios encendieron todas las alarmas en un país que tradicionalmente fue modelo de libertad de prensa en el mundo, pero también impulsaron las suscripciones y el interés de los ciudadanos por la información de calidad, según los expertos e informes consultados. Nunca como ahora EEUU estuvo tan en el centro del debate sobre la libertad de prensa, como evidencian los paneles sobre la guerra mediática de Trump, que son ya obligatorios en las conferencias de periodismo y el último informe de Freedom House. En los 38 años que esta organización de referencia lleva haciendo seguimiento de la libertad de prensa global, "nunca EEUU había estado tan presente en el debate público sobre este tema como en 2016 y en los primeros meses de 2017".

"Los ataques de amplio alcance de Trump a los medios y a su lugar en una sociedad democrática, primero como candidato y ahora como presidente, alimentan predicciones de futuros reveses de la libertad de prensa en el mundo en los próximos años", advierte el estudio. Las peores consecuencias de la hostilidad de Trump hacia los medios no son para la prensa estadounidense, muy fuerte y con sólidas protecciones legales, sino para los periodistas de otros lugares del mundo que hasta ahora contaban con EEUU para denunciar los ataques de sus gobernantes.

En eso coincidieron los expertos y periodistas que participaron en la presentación del informe en el Newseum de Washington, el popular museo de la prensa que ahora luce en su fachada un gran cartel que dice: "El Newseum celebra nuestras libertades de la Primera Enmienda".