8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 4 de septiembre de 2016, 02:06

El populismo alemán de derechas se mide en unas nuevas elecciones regionales

Berlín, 4 sep (EFE).- El estado alemán de Mecklemburgo-Antepomerania (noreste) celebra hoy unos comicios regionales en los que se medirá de nuevo el empuje del populismo de derechas frente a la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera la canciller, Angela Merkel.

Las últimas encuestas otorgan a los derechistas de Alternativa para Alemania (AfD) entre un 21 y un 23 % de los votos, con lo que podrían situarse como segunda fuerza política por delante de la CDU en el "Land" en el que Merkel tiene su distrito electoral.

Según esos sondeos, el Partido Socialdemócrata, que ha gobernado en gran coalición con la CDU los últimos diez años, ganaría los comicios con alrededor del 28 % de los sufragios y los cristianodemócratas obtendrían entre un 20 y un 22 %.

Consciente de esos ajustados pronósticos, la canciller ha llamado a los 1,3 millones de electores a acudir masivamente a las urnas para restar posibilidades de éxito a "ciertos partidos que no tienen respuesta a los problemas, se agotan en la protesta y a veces recurren al odio".

AfD, que quedó fuera del Parlamento nacional por un estrecho margen en las últimas elecciones generales, en 2013, ha ganado apoyo popular en el país apoyada en un discurso nacionalista de tintes xenófobos ante la llegada masiva de refugiados.

El pasado mes de marzo cosechó importantes resultados en tres comicios regionales: el 24,2 % de los votos en Sajonia-Anhalt, situándose como segunda fuerza política en ese estado federado, el 15,1 % en Baden-Württemberg y el 12,6 % en Renania-Palatinado.

Las elecciones en Meckelmburgo-Antepomerania se celebran en el considerado primer aniversario de la crisis de los refugiados, el fin de semana en el que Merkel acordó con su colega austríaco, Werner Faymann, abrir las fronteras del país ante el drama humanitario que se vivía en Hungría.

En 2015 entraron en Alemania cerca de 1,1 millones de solicitantes de asilo y en el primer semestre de este año, aunque las cifras han descendido de forma drástica tras el bloqueo de la ruta de los Balcanes y el acuerdo firmado entre la UE y Turquía, han llegado ya 220.000 peticionarios.