3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 5 de julio de 2016, 08:16

El PE apremia a adoptar cambios para evitar que otros países abandonen la UE

Estrasburgo (Francia), 5 jul (EFE).- Los diputados de la mayor parte de los grupos políticos de la Eurocámara apremiaron hoy a la Unión Europea (UE) a adoptar cambios para volver a hacer atractivo el proyecto comunitario a ojos de los ciudadanos y evitar que otros países abandonen la Unión, después de la victoria del "brexit".

El segundo debate celebrado en el pleno del Parlamento Europeo tras el voto británico (hubo ya una primera discusión cinco días después del referendo británico) puso de relieve que, una vez asumida la tristeza por la salida de Reino Unido de la Unión, se considera indispensable actuar para que la UE no siga perdiendo apoyos.

"Está claro que demasiada gente en Europa está infeliz con la actual situación de las cosas sea a nivel nacional o europea y que espera de nosotros algo mejor", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien junto con el máximo responsable de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dio cuenta de los resultados de la pasada cumbre de líderes el 28 y 29 de junio en la que se habló sobre las consecuencias del "brexit".

"Los líderes recordaron que durante décadas Europa dio esperanza y que tenemos la responsabilidad de volver a eso", dijo Tusk, que indicó que la "reflexión política" sobre este asunto continuará el próximo 16 de septiembre en un encuentro informal en Bratislava donde participarán los Veintisiete (los Estados miembros de la UE menos el Reino Unido).

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, fue muy crítico con los líderes políticos británicos que apoyaron la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), como el eurófobo Nigel Farage y el exalcalde de Londres, Boris Johnson, a quienes acusó de "abandonar el barco" cuando este se hunde.

"Los héroes del brexit de ayer son ahora los tristes héroes de hoy. Aquellos que han contribuido a la situación en Reino Unido, han dimitido", criticó Juncker.

Reiteró asimismo que no habrá negociación con el Reino Unido antes de que este notifique su voluntad de salir de la UE y que el acceso de ese país al mercado interior europeo "solo existirá si se respeta la libertad de circulación".

También advirtió de que aunque "no podemos seguir como hasta la fecha", la UE "no puede solucionar los problemas internos de los Estados miembros".

Muchos eurodiputados mencionaron la necesidad de reformas, pero pocos fueron concretos sobre las medidas a adoptar.

El líder de los liberales en la Eurocámara, el belga Guy Verhofstadt, subrayó por su parte que Europa debería presentar "un nuevo proyecto a la población".

"Los ciudadanos europeos no están contra Europa, sino que están contra esta Europa", dijo Verhofstadt, quien subrayó que lo que se quiere es una Europa "capaz de resolver las grandes crisis", por ejemplo en la lucha contra el terrorismo o la gestión de los flujos de los refugiados.

Alertó además de que "si la UE no cambia, morirá".

La socialista francesa Isabelle Thomas, dijo por su parte que "hay que dotar de sentido de nuevo a Europa y trabajar en su refundación", mientras que el griego Costas Mavrides, también de los socialdemócratas, pidió que se deje de hablar de "generalidades" y se planteen cambios sobre "asuntos concretos".

El eurodiputado del PP Esteban González Pons, criticó por su parte que las instituciones europeas se quedarán "mudas" durante la campaña del referendo británico y consideró que la UE debe "asumir su parte de responsabilidad".

Maite Pagazartundúa (UPyD) acusó por su parte al Consejo (Estados miembros) de la crisis que vive la Unión y advirtió de que si no cambia esa institución, "la UE se hundirá".

Por su parte la francesa Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, denunció el "odio y la rabia por parte de los europeístas" tras la victoria del "brexit" y aseguró que pese a todos los pronósticos agoreros, que alertaban sobre el hundimiento de la Bolsa y de otras consecuencias negativas, "nada de eso ha ocurrido".

Opinó además que los Veintisiete quieren "un divorcio caro para disuadir a otros" países que puedan aspirar a salir de la UE, pero alertó de que "eso será perjudicial para el Reino Unido, pero también para el resto".

Paul Nuttall, del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), explicó que los británicos aspiran a tener un acuerdo de libre comercio con la UE tras salir de la Unión, pero que están decididos a "recuperar el control de las fronteras, de la legislación y de nuestro dinero".

En la misma línea se pronunció la británica Janice Atkinson, del grupo de Europa de las Naciones y las Libertades, quien aseguró que se metió en política para defender el "brexit" y subrayó que su país aspira a un "divorcio amistoso para el beneficio de ambas partes".