19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
jueves 15 de junio de 2017, 01:00

El Paraná baja y se aleja, por ahora, el riesgo de inundación

Wilson Ferreira

CIUDAD DEL ESTE

Hace una semana que dejó de llover, lo que hizo que rápidamente el volumen del río Paraná descendiera, manteniéndose por debajo de la cota 109, en la zona del Puente de la Amistad. Por ahora se descarta la posibilidad de inundación de viviendas ubicadas sobre la franja de protección del arroyo Acaraymi, donde están instalados los barrios bajos de Ciudad del Este, como San Rafael y San Agustín.

Después de cesadas las lluvias en las regiones de aguas arriba de la represa de la Itaipú Binacional, el Paraná, en la región de las Tres Fronteras, presenta una disminución en sus caudales, que registró en las ultimas horas un promedio de 18.312 metros cúbicos por segundo. De acuerdo al boletín hidrológico divulgado por la binacional, la tendencia del Paraná en los próximos días es que siga bajando, por lo que se descarta que las casas sean anegadas.

Por ahora se encuentra afectado el puente peatonal de madera en el barrio San Rafael de Ciudad del Este. En tanto que en Foz de Yguazú, (Brasil) no se encuentra afectada ninguna instalación ni vivienda.

PERSPECTIVAS. En las próximas horas se espera que los niveles del río Paraná en la estación Puente de la Amistad se mantengan por debajo de la cota 109 metros.

Según los pronósticos de las instituciones especializadas de tiempo y clima, no se esperan precipitaciones significativas para los próximos días sobre las cuencas de los ríos Paraná y Yguazú.

Varios asentamientos urbanos están instalados en las franjas de protección de cauces hídricos en Ciudad del Este, exponiéndose cíclicamente a todo tipo de peligro, al margen de un ordenamiento urbanístico y sanitario.

En su momento desde la Comuna, hace algunos años, se llegó a conversar con técnicos de Itaipú para reubicar a las familias del barrio San Rafael, pero no superó el estadio de los buenos deseos. Según los datos, los propios afectados exigen demasiado ante la posibilidad de abandonar las orillas del arroyo Acaray y el propio Paraná.

Por ahora ese objetivo se hace imposible, por cuestiones sociales, culturales y económicas que permiten encarar un plan de reubicación para los moradores de los barrios inundables.