24 de junio
Sábado
Parcialmente nublado
19°
28°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
jueves 2 de marzo de 2017, 02:00

El papá también es responsable

Por Gustavo A. Olmedo B.
Por Gustavo Olmedo

En nuestro vecino Uruguay se desarrolla un debate en torno a la vida de un ser humano de 12 semanas de crecimiento. En pocas palabras el tema gira en torno a quién tiene derecho a autorizar su muerte –legal y segura– en el vientre materno: ¿la madre o el padre?

La cuestión surgió debido a que una jueza dio lugar a un recurso de amparo presentado por el padre de una criatura, que hoy está a punto de cumplir 12 semanas de desarrollo, y cuya madre, su ex pareja, había iniciado el proceso para abortarla en el marco de la ley vigente en ese país.

Según explica el abogado del padre del bebé, el hombre "está dispuesto plenamente a hacerse cargo de su hijo, lo cual lo hace ya a partir de la concepción, independientemente de que la madre esté dispuesta a ejercer su rol como tal".

Asegura que intentó convencerla, lo cual resultó infructuoso, por lo cual decidió buscar la protección de la vida del hijo en común.

Aquí no se trata de salir en defensa del hombre o de la mujer, como si esto se tratara de una guerra de sexos ni una confrontación al estilo de las feministas radicales. Lo que este hecho pone en evidencia es que la vida de un ser humano en gestación es una responsabilidad tanto del hombre como de la mujer; del padre y la madre, ninguno puede desentenderse.

Así como el varón debe hacerse cargo plenamente de todos los hijos que trae al mundo, durante su crecimiento, también debe serlo, y hasta obligatoriamente, en la decisión de su muerte a través del aborto.

Se trata de una acción gravísima. El padre debe asumir la carga de semejante decisión, provocada en muchos casos por un entorno de soledad, presión social, pobreza, ignorancia y desesperación; así como las graves secuelas que en la mujer que provoca. Es una cuestión de justicia. Poner al padre como sujeto de derecho ante el niño en el vientre materno es relevante. Por otro lado, todavía parece increíble, que hoy hablemos de estos asesinatos "invisibles", autorizados por los Estados, con la naturalidad que en siglos pasados de hablaba de matar al hijo de una esclava, porque no era sujeto de derecho, carecía de valor y dignidad; era una cosa.

Este hecho deja en evidencia el grado de deshumanización al que hemos llegado; a tal punto que la representante de una ONG uruguaya feminista es capaz de calificar de "cruel" la determinación de la jueza, y considerar a la ley del aborto como una "legislación de avanzada", tanto, que solo basta cumplir con un frío protocolo para dar vía libre a la destrucción de vidas humanas por nacer, y herir de "muerte en vida" a miles de mujeres y parejas en el mundo.