8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de agosto de 2016, 01:00

El papa Francisco crea comisión para estudiar el diaconato de las mujeres

Expertos debaten el rol preciso de las mujeres diaconisas en la Iglesia primitiva. Algunos dicen que fueron ordenadas como ministras solo para otras mujeres, que actuaban en ritos como los bautismos.

EFE, REUTERS y AFP

CIUDAD DEL VATICANO

El papa Francisco ordenó ayer el estudio del papel que tenían en la Iglesia primitiva las diaconisas, figura que desapareció con el paso del tiempo.

Tras una intensa oración y madura reflexión, el Papa decidió crear una comisión, presidida por el obispo español Luis Francisco Ladarria Ferrer, anunció la Santa Sede.

La comisión estará compuesta por doce miembros, la mitad mujeres, y todos ellos religiosos y estudiosos como el docente de la madrileña Universidad Pontificia de Comillas Santiago Madrigal.

Su objetivo será arrojar luz sobre la cuestión del diaconado femenino, "sobre todo en relación con los primeros tiempos de la Iglesia", según la nota oficial.

UNA POSIBILIDAD. El Papa ya había apuntado la posibilidad de crear esta comisión el 12 de mayo, cuando fue interpelado al respecto por una religiosa durante la Asamblea la Unión Internacional de las Superioras Generales en el Vaticano: "Es una posibilidad a día de hoy", reconoció. El apóstol Pablo, en sus epístolas, narraba que en los primeros años de la Iglesia, tanto la occidental como la oriental, existían las diaconisas, aunque su función real no está del todo clara.

El Papa, en el viaje de regreso de Armenia el 26 de junio, recordó abordar esta cuestión con un profesor sirio que consideraba que las diaconisas ayudaban en la aplicación de los ritos a las mujeres, como el bautismo por inmersión. El Pontífice pidió en varias ocasiones que no se conjeture sobre una posible ordenación de las mujeres en la Iglesia Católica, donde su ámbito de actuación se limita actualmente a las órdenes religiosas o algunas formas de laicado. Tal es así que, en el vuelo desde Yereván a Roma, manifestó su enfado a los periodistas que lo acompañaban, puntualizándoles que la creación de una comisión sobre las diaconisas no implicaría abrir la puerta a una hipotética ordenación de las mujeres. Este debate no es nuevo: en una carta dirigida al arzobispo de Canterbury en 1975, el papa Pablo VI comentó que la posibilidad de ordenar a mujeres no es admisible por razones verdaderamente fundamentales. Entre ellas, destacó que Cristo eligió a sus apóstoles únicamente entre los hombres, por lo que se estableció coherentemente la exclusión de las mujeres del sacerdocio.