7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 8 de julio de 2016, 12:24

El papa celebra el bicentenario de la independencia y reza por una Patria Grande sin colonizaciones

Ciudad del Vaticano, 8 jul (EFE).- El papa Francisco celebró hoy el bicentenario de la independencia de Argentina, dijo que la Madre Patria "no se vende" y animó a rezar para avanzar hacia una "Patria Grande" latinoamericana exenta de "todo tipo de colonizadores".

"Celebramos doscientos años de camino de una Patria que, en sus deseos y ansias de hermandad, se proyecta más allá de los límites del país: hacía la Patria Grande, la que soñaron San Martín y Bolívar", dijo el papa en un mensaje enviado al presidente de la Conferencia Episcopal argentina, monseñor José María Arancedo.

Y añadió: "Esta realidad nos une en una familia de horizontes amplios y lealtad de hermanos. Por esa Patria Grande también rezamos hoy en nuestra celebración: que el Señor la cuide, la haga fuerte, más hermana y la defienda de todo tipo de colonizaciones".

El pontífice recordó de manera especial a "los hijos más llagados de la Patria": los indigentes, los presos, los que se sienten solos, los que no tienen trabajo, las víctimas de la trata, los menores víctimas de abusos o los jóvenes drogadictos.

"Sí, hijos de la Patria. En la escuela nos enseñaban a hablar de la Madre Patria, a amar a la Madre Patria. Aquí precisamente se enraíza el sentido patriótico de pertenencia: en el amor a la Madre Patria", señaló en la misiva.

Francisco dijo que en su país natal, Argentina, suele usarse una expresión "atrevida y pintoresca a la vez", para referirse a las personas sin escrúpulos: "este es capaz de vender a la madre".

"Pero sabemos y sentimos hondamente en el corazón que a la Madre no se la vende, no se la puede vender... y tampoco a la Madre Patria", aseveró.

El pontífice animó a "seguir caminando, mirar hacia adelante" y para lograrlo destacó el papel que podrán desempeñar especialmente los ancianos y los jóvenes.

"A los ancianos, a los 'memoriosos' de la historia, les pido que, sobreponiéndose a esa cultura del descarte que mundialmente se nos impone, se animen a soñar. Necesitamos de sus sueños, fuente de inspiración", dijo.

A los jóvenes les pidió que "no jubilen su existencia en el quietismo burocrático en el que los arrinconan tantas propuestas carentes de ilusión y heroísmo".

"Solo si nuestros abuelos se animan a soñar y nuestros jóvenes a profetizar cosas grandes, la Patria podrá ser libre. Necesitamos de abuelos soñadores que empujen y de jóvenes que- inspirados en esos mismos sueños- corran hacia adelante con la creatividad de la profecía", señaló.