8 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 29 de julio de 2016, 01:00

El padre del secuestrado se declara insolvente

Por Carlos Marcelo Aquino

SAN PEDRO

Abrahán Wiebe Giesbrecht, padre del adolescente Franz Wiebe Boschman (17), secuestrado por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), expresó que solo tiene ahorrada la suma de G. 5 millones, y espera que puedan servir para rescatar a su hijo secuestrado y por quien el EPP pide USD 700.000 para liberarlo.

Wiebe Giesbrecht es una persona muy apreciada en la colonia Río Verde, vive en la zona 4 de esta comunidad, se dedica a la venta de leche, posee un pequeño tambo. Comentó que su hijo de 17 años es el mayor de los 5 hermanos y trabajaba todos los días en la estancia de Cornelio Peters, en la agricultura. En un mal hablado español y con lágrimas en los ojos, explicó que si bien algunas personas se acercaron a él, no conoce a nadie y tampoco entiende mucho de lo que está pasando, solo espera recuperar a su hijo lo más pronto posible sano y salvo, él es de origen mexicano, pero está radicado desde chico en el país y cuenta que en su vida no había visto los USD 700.000 que piden por la liberación de su hijo.

“Es muy fuerte, golpea a la familia, mi esposa no para de llorar, nosotros somos gente de bien, trabajadora y ganamos apenas para nuestro sustento diario y conseguir esa suma es imposible, solo esperamos que Franz vuelva pronto a casa”, expresó el desconsolado padre.

De acuerdo con las informaciones preliminares, habían sido capturados padre e hijo, pero después se confirmó que junto al adolescente fue llevado el hermano del dueño del establecimiento Pedro Peters, quien horas después fue liberado trayendo una carta con indicaciones para el pago de rescate de USD 700.000.

El fiscal Alberto Torres, quien encabeza la investigación, confirmó que efectivamente piden la suma de 700.000 dólares por el rescate y que los captores fueron hombres armados. Los trabajadores eran cuatro, incluyendo al dueño de la finca, Cornelio Peters, quien junto a otro personal lograron huir en una cosechadora para llegar hasta el casco urbano de la estancia para luego denunciar a la Policía.