27 de septiembre
Martes
Despejado
15°
33°
Miércoles
Despejado
18°
36°
Jueves
Muy nublado
19°
35°
Viernes
Muy nublado
18°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 11 de septiembre de 2016, 01:00

El otro negocio en cárcel de Oviedo es la venta de alcohol

Por Robert Figueredo y Virgilio Cáceres

En la cárcel regional de Coronel Oviedo no solo el tráfico de drogas es un drama. También lo es el alcohol que se comercializa con la venia de las autoridades de la penitenciaría. El pasado jueves se realizó un operativo dentro del penal y descubrieron que dos narcos montaron una red de microtráfico adentro.

Recientemente, internos del sector de calabozos han denunciado el trato inhumano que reciben por parte de guardiacárceles y celadores. Asimismo, han asegurado que la venta de caña es una constante en las cantinas que funcionan bajo la responsabilidad de internos privilegiados, según relataron.

“Aquí la petaquita (caña) se vende a entre 30 y 40.000 guaraníes. Se consume como agua y eso el director conoce perfectamente”, aseguraron durante una rápida entrevista.

Además de la denuncia de masiva circulación de cocaína, crac y marihuana, saltaron otras como las condiciones insalubres en las que viven y reciben la comida.

Denunciaron que los alimentos son de pésima calidad, incluso lo comentaron a la comitiva fiscal y policial que acudió hasta la cárcel para realizar un allanamiento.

El operativo fue encabezado por el fiscal Osvaldo García.

Calixto González, ex policía, procesado por tráfico de 600 kilos de cocaína en Canindeyú y condenado por tráfico de 1.000 kilos de marihuana, y el narcotraficante Hugo Toledo, condenado a 10 años de cárcel por el mencionado ilícito, son los supuestos responsables de la distribución de la droga a los internos, según los datos.

El ex policía explota también la cantina, desde donde sale supuestamente la mercancía, indican datos de la pesquisa.

Según la Fiscalía, ambos tenían todo un esquema de distribuidores de la droga a los que llaman pistoleros en el penal.

Los agentes ingresaron de la misma manera al despacho del director del penal, general de brigada (SR) César Homero Aguilar, en donde se encontró un libro de novedades con adulteraciones y borrones en el texto, lo cual especifica otro hecho irregular dentro de la cárcel.

Luego de los recorridos en los pabellones del sector D, denominado La Calavera, hallaron más de 700 gramos de marihuana, dos bolsas con 18 paquetes de más marihuana, celulares y cocaína, según el informe policial.