22 de agosto
Martes
Despejado
19°
25°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 6 de octubre de 2016, 17:20

El oriente de Cuba respira tras paso de Matthew a la espera de calcular daños

La Habana / Baracoa, 6 oct (EFE).- La zona oriental de Cuba toma aliento tras el azote hace dos días del feroz Matthew, de fuerza 4, e inicia los trabajos de recuperación a la espera de que las autoridades cuantifiquen los daños que dejó este huracán, que fue especialmente destructivo con la localidad de Baracoa.

Brigadas de trabajadores de diferentes puntos de Cuba se han desplazado hasta la provincia oriental de Guantánamo, la más perjudicada por el paso del huracán Matthew, para iniciar las tareas de recuperación de los servicios más básicos para la población, informaron hoy medios oficiales de la isla.

El violento paso de Matthew la noche del martes dejó un rastro de derrumbes e inundaciones en localidades como Baracoa, Maisí e Imías, que hoy permanecen incomunicadas, sin señal de telefonía ni tendido eléctrico y con las carreteras de acceso todavía bloqueadas y puentes destruidos.

El azote de Matthew, el mayor huracán que se forma en el Caribe desde hace nueve años, provocó penetraciones del mar y desprendimientos de tierra y rocas en largos tramos en las vías de comunicación que llevan a esos municipios, donde por el momento sólo ha accedido ayuda por vía aérea.

También se han difundido imágenes de carreteras destruidas después de que el huracán arrancara grandes pedazos del asfalto.

Las calles de Baracoa, la más castigada por el ciclón, recuperaban hoy el ajetreo dos días después del huracán y muchas familias iniciaban las tareas de limpieza de sus casa y trataban de recuperar sus pertenencias entre los escombros y el barro, según constató un equipo de Efe allí desplazado.

En esa ciudad, donde prácticamente el 90 % de las viviendas han sido dañadas por Matthew, también se ha comenzado la demolición de las casas que quedaron irrecuperables, la mayoría de ellas próximas al mar que penetró en la ciudad durante el ciclón con olas de más de ocho metros.

Más de 35.000 baracoenses permanecen hoy protegidos en hogares de familiares y vecinos, escuelas y centros sociales luego de que Matthew impactara esa localidad; aunque ya ha comenzado el regreso a sus casas de cientos de miles de evacuados a sus casas.

Según han asegurado fuentes del Gobierno municipal a Efe, aún no han podido cuantificar el total de las pérdidas materiales, aunque sí se reconocen grandes afectaciones, sobre todo en las viviendas.

En el resto de la provincia de Guantánamo ya han retornado a sus casas los más de 200.000 evacuados y se han iniciado las tareas de recuperación del tendido eléctrico y de la fibra óptica para restablecer la comunicación telefónica, servicios que fueron interrumpidos ante el paso del huracán.

La Unión Eléctrica, la empresa estatal que se encarga de ese suministro a todo el país, va a desplazar hasta los municipios afectados a unos 2.000 trabajadores para restablecer ese servicio básico, ya que la mayoría de los postes de luz fueron tumbados por los embates del ciclón.

También comienzan a retornar a la normalidad las comunicaciones por carretera, avión y tren desde el occidente al oriente de la isla, que fueron suspendidas antes del paso del huracán.

El diario estatal Granma informó hoy de la reanudación de las salidas de ómnibus, trenes y vuelos, aunque precisó que a las localidades más afectadas no se podrá llegar por tierra.

Además, jóvenes soldados y oficiales del Ejército Oriental y de unidades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de La Habana y de Santiago de Cuba se han desplazado hasta Guantánamo para entrar a las localidades afectadas cuando sea posible el acceso.

Matthew entró en la tarde del martes con fuerza 4 y salió en la madrugada del miércoles, por el noreste de la isla ya rebajado a categoría 3, después de arrasar el extremo más nororiental de la isla, donde dejó graves desperfectos aunque no daños personales.

En total las autoridades cubanas evacuaron a más de 1,3 millones de personas en toda la mitad este de la isla ante el paso de Matthew, reubicados en albergues, instalaciones estatales o viviendas de familiares más seguras, una medida de prevención que ha evitado víctimas mortales.

El Sistema de Naciones Unidas en Cuba expresó hoy su "admiración" por estas medidas preventivas y ofreció su asistencia, con "todas sus capacidades, experiencias y recursos", para la recuperación de las zonas del oriente de la isla devastadas.

Tras salir de Cuba en la mañana del miércoles, Matthew siguió su rumbo hacia el norte, atravesó hoy Bahamas y esperan su llegada a Florida (EE.UU.), que no recibe un huracán tan intenso desde hace una década.