21 de julio
Viernes
Despejado
24°
Sábado
Despejado
17°
28°
Domingo
Despejado
20°
30°
Lunes
Despejado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 9 de febrero de 2017, 17:19

El organismo contra la impunidad de Guatemala teme que los ataques acaben con su lucha

Guatemala, 9 feb (EFE).- El colombiano Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), expresó hoy su preocupación por los últimos ataques infundados contra el ente, y en especial contra su persona, por el miedo de que pongan fin a la lucha contra la corrupción emprendida.

Cuestionado por la procedencia de una ola de críticas en su contra, sobre todo en redes sociales, el colombiano dijo que "esta es una forma de actuar de estructuras criminales que se resisten a desaparecer y que no tienen los elementos para asumir la defensa en las investigaciones".

"(...) y entonces acuden la descalificación, a los montajes, a señalamientos falsos", explicó Velásquez, quien dijo que los que están detrás son "los delincuentes que forman esas redes".

Aunque no es algo nuevo en su trayectoria profesional, el comisionado colombiano dijo que sí se sorprendería si otros sectores, "del Estado o de la sociedad", hacen caso de este tipo de señalamientos "infundados, como algunos que han circulado en los últimos tres días".

"Ya sí significaría que todo lo que hemos tratado de construir en Guatemala durante estos tres años y medio (...) no ha sido muy fructífero. Yo creo que hemos dado las muestras suficientes, contundentes, de cual es nuestro compromiso con el Estado de derecho, con la justicia, contra la corrupción y contra la impunidad", zanjó.

En los últimos días, en algunos medios de comunicación, y sobre todo en las redes sociales, se han publicado varias opiniones en contra de la Cicig, un ente de la ONU creado en 2007 con el fin de desmantelar estructuras clandestinas dentro del Estado.

Desde abril de 2015, el organismo y la Fiscalía han desmantelado una serie de estructuras de corrupción en las que además del expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxanna Baldetti están implicados altos funcionarios, exfuncionarios, empresarios y otros particulares.

La expareja Presidencial, que supuestamente lideraba "La Línea", una red de defraudación aduanera, que renunció tras surgir el escándalo, está en prisión preventiva por varios casos de corrupción.