5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 2 de noviembre de 2016, 15:58

El opositor Doria Medina vuelve a Bolivia para afrontar una audiencia cautelar

La Paz, 2 nov (EFE).- El opositor boliviano Samuel Doria Medina retornó hoy a su país, tras denunciar ante organismos en Washington que es víctima de una "persecución" por parte del Gobierno de Evo Morales, y se prepara para afrontar este jueves una audiencia cautelar en un proceso por supuestos delitos cometidos hace 25 años.

Tras arribar a La Paz esta madrugada, el también empresario calificó de positivo su viaje, en el que pudo informar a organismos internacionales sobre la "persecución que se está haciendo en Bolivia", no solo a él, sino también "a muchos otros bolivianos".

Doria Medina señaló que se reunió con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y del Observatorio de Derechos Humanos.

El político aseguró haberles explicado que "la Justicia está siendo manipulada por el Gobierno".

"Me han hecho 15 juicios y no han podido probar nada y ahora me quieren hacer un juicio por algo que sucedió hace 25 años", sostuvo Doria Medina.

"Le digo al Gobierno que no me voy a ir del país, que voy a seguir trabajando y que no me van a amedrentar (...) Voy a seguir luchando, batallando, trabajando aquí en Bolivia porque amo a mi patria", añadió el líder de la centrista Unidad Nacional (UN).

La Fiscalía pidió al Tribunal Supremo de Justicia la detención de Doria Medina este jueves, cuando se presente a declarar por la denuncia en la que él y otros nueve exfuncionarios están acusados por la supuesta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado y conducta antieconómica.

Las acusaciones tienen que ver con la autorización para la creación de la entidad Formación de Capital en Áreas Secundarias (Focas), que transfirió 21 millones de dólares a la privada Fundapro, entidad sin fines de lucro de apoyo al microcrédito.

Doria Medina ha explicado que la financiación a Fundapro fue aprobada porque era uno de los requisitos de Estados Unidos para condonar a Bolivia una suma total de 361 millones de dólares.

Fundapro comunicó estos días que ha terminado de pagar la deuda contraída con el Estado boliviano más los respectivos intereses.

La audiencia se efectuará en Sucre (sureste), capital constitucional de Bolivia y sede del poder judicial, donde un día después Morales recibirá al presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, y a sus ministros para repasar la agenda bilateral.

A través de Twitter, Doria Medina anunció que la OEA enviará un observador a la audiencia, lo que desató duras críticas del presidente boliviano hacia Almagro y el organismo en la misma red social.

El mandatario boliviano acusó a la Secretaría General de la OEA de defender "políticas del imperio y no del pueblo" y sostuvo que Almagro "se entromete en asuntos internos de Bolivia y Venezuela".

"La Stria. Gral. de la OEA, con Almagro a la cabeza, se ha convertido en cómplice de privatizadores y corruptos; un refugio de vendepatrias. Almagro ratifica una vez más que Stria. Gral. de OEA se comporta como el Ministerio de Colonias de los EE.UU. Una aberración institucional (sic)", escribió Morales.

"Quien se mete en asuntos internos de Bolivia, piénselo 2 veces. DEJAMOS DE SER COLONIA YANQUI, SOMOS PATRIA GRANDE con dignidad y soberanía", añadió.

Doria Medina recibió muestras de respaldo del partido del gobernador de Santa Cruz (este), el también opositor Rubén Costas, y de los expresidentes Jorge Quiroga (2001-2002) y Carlos Mesa (2003-2005), quienes han acusado al Gobierno de Morales de hacer un uso político de la Justicia.

En un texto publicado en su blog, Mesa opinó que "no es ninguna casualidad" que el llamado caso Focas involucre "a la principal figura de la oposición política al Gobierno".

Según el exmandatario, esto es parte de "una lógica que el Poder Ejecutivo aplica desde que llegó al Gobierno hace casi once años y se llama judicialización de la política".

"La máxima es: 'Ataca a tus enemigos y destrúyelos con el impecable celofán de la mano de la Justicia y la lucha contra la corrupción'", añadió Mesa.