9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 11 de octubre de 2016, 01:00

El Nobel de Economía para investigadores teóricos del contrato

AFP

PARÍS - FRANCIA

La teoría de los contratos, desarrollada por los dos ganadores del Premio Nobel de Economía, Oliver Hart y Bengt Holmström, puede ser aplicada a negociaciones tan diversas como las concesiones de autopistas, salarios de altos ejecutivos o los contratos de trabajo, con el objetivo de comprender las imperfecciones.

El tema de estudio de los premiados es quizá menos prestigioso que las grandes cuestiones de crecimiento, desempleo o pobreza, por lo que no figuraban en los pronósticos. Pero ambos tuvieron el mérito de dar nacimiento “a un fértil terreno de investigación fundamental”, precisó el jurado: Holmström desde finales de los años setenta, y Hart en la década siguiente.

“La teoría de los contratos se usa todos los días. Esto parece abstracto, pero tiene repercusiones muy importantes”, confirmó Thomas-Olivier Léautier, profesor de la Escuela de Economía de Toulouse y autor de una tesis dirigida por Holmström y por Jean Tirole, ganador del Nobel en 2014.

En el núcleo de sus investigaciones están los problemas para elaborar “contratos” entre el Estado, las empresas o incluso en los acuerdos en los cuales intervienen individuos, con el ambicioso objetivo de definir situaciones que sean beneficiosas para los actores económicos.

CONTRATOS IMPERFECTOS. Ambos economistas “han desarrollado la teoría de los contratos, un amplio marco de análisis de los múltiples aspectos del contrato, como la remuneración de los directivos basada en sus resultados, las franquicias, los copagos en los seguros, o la privatización de las actividades del sector público”, explicó el jurado del Nobel. Para el economista estadounidense-británico Oliver Hart, los contratos son forzosamente imperfectos, debido a imprevistos que no pueden ser incorporados ex ante por las partes. Por ende, elaboró el término contratos incompletos. “Hay cosas que uno no puede anticipar”, y que por ende no pueden “ser escritas en los contratos”, explicó Stéphane Saussier, profesor de Economía de la parisina Sorbona. “Esto implica que haya que renegociar las relaciones contractuales durante el camino”, agregó. Por ejemplo, los contratos de concesión de autopistas se enfrentan a imprevistos como la evolución del volumen de tráfico, por lo que de manera regular deben ser renegociados por el Estado.