9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 15 de octubre de 2016, 14:04

El Museo Frost de Miami dedica una exposición al diseñador Narciso Rodríguez

Miami (EE.UU.), 15 oct (EFE).- La primera exposición que un museo le dedica al diseñador estadounidense de origen cubano Narciso Rodríguez se inaugura hoy en Miami con casi 40 piezas de vestir que paradójicamente desnudan la complejidad de su proceso creativo.

La exposición "Narciso Rodríguez: An Exercise in Minimalism" estará abierta al público hasta el 8 de enero en el Museo de Arte Patricia y Phillip Frost de la Universidad Internacional de la Florida (FIU).

Está previsto que Rodríguez, nacido en 1961 en Nueva Jersey (EE.UU.) de padres cubanos, asista la tarde de este sábado a la fiesta privada en la que la exposición será inaugurada oficialmente.

"Pienso que, con casi dos décadas de experiencia, Narciso se merece esta exposición, ya que es uno de los diseñadores más exitosos e influyentes de hoy en día", declaró a Efe Klaudio Rodríguez, curador de la muestra junto al director creativo de la revista Elle de EE.UU., Alex González.

La exposición reúne 37 piezas de alta costura presentadas junto a obras de arte propiedad del Museo de Patricia y Phillip Frost y forma parte del programa de la institución de cara a la feria Art Basel de Miami, que tendrá lugar a comienzos de diciembre.

"Esta exposición aborda el tema de la moda como arte, porque hay muchos paralelismos. Un artista visual, como Narciso, redefine el proceso de la creatividad, el talento, la destreza y la expresión personal para crear sus trajes", dice el otro Rodríguez, uno de los expertos del Museo Frost.

Entre los artistas que firman las obras seleccionadas para acompañar las creaciones de Narciso Rodríguez en la Gran Galería del museo están Carmen Herrera, Donald Judd, Jennifer Steinkamp, Lygia Clark, Mira Schendel, Antonio Llorens y Elena Asins.

Para el cocurador de la exposición, el rasgo distintivo de Narciso Rodríguez como modisto es "la rigurosa fidelidad a su visión artística y la manera intelectual en que crea sus prendas de vestir que son especialmente atemporales, elegantes, y sofisticadas".

"La funcionalidad, construcción y pureza de formas son de suma importancia. Sus diseños expresan una simplicidad que contrasta con lo delicado y complejo que resulta su proceso creativo. Él se enfoca en la figura femenina para crear un marco de la personalidad de la persona que viste su prenda. Sus diseños son honestos; no son declaraciones frívolas o símbolos de estatus", agrega.

Estas palabras se corresponden con lo que muestra la exposición, la primera que un museo dedica en exclusividad a Narciso Rodríguez, cuyo gran salto a la escena internacional fue el vestido de novia que hizo en 1996 para su amiga Carolyn Bessette, la esposa de John F. Kennedy Jr., ambos trágicamente fallecidos en un accidente de avión pocos años después.

Rodríguez, que había colaborado antes con diversas marcas europeas y estadounidenses de prestigio, como Calvin Klein y Cerruti, no diseñó para su propia firma hasta 1997.

Presentó su primera colección en 1998 en Milán y ese mismo año la casa española Loewe le contrató como director creativo de su colección de prêt-à-porter femenino, cargo en el que estuvo hasta 2001.

El prestigioso Council of Fashion Designers of America le otorgó el premio al mejor diseñador dos años consecutivos: en 2002 y 2003.

Las piezas de la exposición y el montaje realzan el purismo, término que Narciso Rodríguez prefiere al de minimalismo, del que hace gala.

En medio de una ausencia total de artificio, se ven muchas prendas bicolores, en una paleta en la que predomina el negro y el blanco, aunque también hay rojo, rosa palo, gris y fucsia, algunos vestidos de noche bordados en pedrería, espejos, algunas fotos del diseñador y de su taller, figurines, muestras de telas y patrones.

Rodríguez no esconde sus raíces hispanas, que han influido en su forma de entender la moda: "los hispanos prefieren celebrar la vida a llevar cosas bonitas, y cuando las llevan lo hacen de un modo más práctico, más purista", dijo a una revista de moda española.

A juicio del curador Klaudio Rodríguez, el término "minimalista" esconde la "complejidad inherente en cada uno de los diseños de Narciso. "Su obra es compleja en corte, estructura, construcción y textura y a la vez es su línea es simple y elegante", agrega.

A diferencia de la obra de los artistas minimalistas, las prendas de Narciso no son autónomas. Por el contrario, están diseñadas para ser un medio de expresión del usuario-y del diseñador, agrega Rodríguez el curador.