20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 27 de abril de 2017, 15:01

El Museo de Cluny rompe el estereotipo medieval con una exposición en Bogotá

Bogotá, 27 abr (EFE).- El Museo Nacional de Colombia inaugura hoy una exposición con piezas del Museo del Cluny de París, que busca romper con el estereotipo de la Edad Media como un periodo oscurantista y mostrar la relación del ser humano con la naturaleza.

La muestra "permite ampliar una comprensión de la Edad Media, que debe ir más allá de los estereotipos, (fue) un momento lleno de descubrimientos, de luminosidad, donde incluso las relaciones sociales eran entendidas, comprendidas, analizadas y configuradas", comentó a Efe Daniel Castro, director del Museo Nacional.

El inicio de la comprensión comienza desde el momento en que el visitante entra a la sala en la que se exhibe la exposición, denominada "Arte y naturaleza en la Edad Media. Obras del Museo de Cluny".

Para acceder debe cruzar un muro que reproduce el de una iglesia gótica con vitrales de colores y en el que se hace un breve resumen del periodo comprendido entre los siglos V y XV.

La tenue luz que alberga la muestra "sugiere una catedral, un espacio sagrado", así como la salida a la naturaleza plasmada en los tapices que adornan las paredes, según Castro.

Las 60 piezas que abarcan del siglo XII al XVI incluyen también utensilios de la vida cotidiana, capiteles, platos de ofrendas, libros de horas y dos curiosas misericordias, las sillas de coro eclesial en que se apoyaban los monjes mientras cantaban la misa.

Bajo el asiento, dos tallas: una muestra a dos cerdos tocando el órgano y otra un zorro predicando a las gallinas.

"También había humor en la Edad Media, no hay época sin humor", resume Castro al romper otros de los mitos sobre el Medioevo.

Con todo ello esperan superar la idea de oscurantismo que sobrevuela ese periodo, "que son conceptos que crearon quienes sucedieron a quienes vivieron en esa época".

"Sin que queramos poner un trasfondo, una carga política, sabemos que desgraciadamente todavía se identifica a personas con un pasado medieval, con una nostalgia medieval, de control, de ideas estrechas y demás, es todo lo contrario", agregó el director del Museo Nacional, que aspira a ampliar ese espectro.

La muestra también incluye piezas prehispánicas recogidas en el hoy territorio colombiano del mismo periodo que las traídas del Museo de Cluny.

La intención de los curadores es que se genere un diálogo entre los dos continentes y evidencia "que la humanidad ha sido la misma siempre" y los seres humanos "han vivido, han luchado, han amado, han sufrido y han anhelado", según Castro.

Esta muestra, la primera exposición del Museo de Cluny en Suramérica y que forma parte del Año Colombia-Francia 2017, está dividida en cuatro partes: Naturaleza reinventada, Naturaleza cristianizada, Naturaleza y decoración y Vida Cotidiana.

En todas ellas invitan al visitante a acercarse al imaginario medieval por medio de obras como las producciones literarias, ricas en escenas religiosas o caballerescas, en las que surgen seres fantásticos o entornos idílicos.

En este sentido, la directora del Museo de Cluny, Elisabeth Delahaye, explicó que debatieron con sus colegas de Bogotá para hacer una selección de piezas que permita a los colombianos comprender un período con el que no están tan familiarizados como los parisinos.

"Hicimos la selección de las piezas con buenos ejemplos. Lo importantes es elegir piezas de alta calidad, siempre tienes que escoger lo mejor", detalló Delahaye.

Por ello, destacó que hay varios ejemplos de técnicas, materiales para mostrar "piezas que representan lo más habitual del arte para compartirlo con la gente".

En todas ellas se muestra la seriedad y el humor, el simbolismo y el naturalismo, la estilización y la cuidadosa representación de la naturaleza, detalló Delahaye.

Para la directora del Cluny, es también importante el diálogo con las piezas precolombinas, puesto que "aunque pensamos que somos muy diferentes, hay cosas que nos hacen profundamente humanos", y eso se representa en la conversación entre las dos tradiciones artísticas.

La exposición, que se inaugura esta noche y abrirá al público a partir de mañana, estará en el Museo Nacional hasta el próximo 30 de julio.