24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
sábado 24 de diciembre de 2016, 01:00

El Museo Bertoni ofrece experiencia única para una Navidad en familia

Abre de martes a domingos y días feriados, de 9.00 a 17.00 en horario de verano y de 8.00 a 16.00 en invierno. Las visitas son guiadas y duran unas tres horas en medio del trino de las aves.

Wilson Ferreira

PRESIDENTE FRANCO

Las puertas del Monumento Científico Moisés Bertoni, ubicado en la ciudad de Presidente Franco (Alto Paraná), estarán abiertas al público en general mañana 25 de diciembre, asegurando para los que deseen visitarlo una Navidad única en familia, solo o en compañía de un ser querido.

Las visitas guiadas constituyen una linda manera de conocer este rico legado histórico y científico, que luego de su puesta en valor ha mejorado su infraestructura, facilitando el disfrute por parte de los turistas.

La visita al sitio tiene una duración de unas tres horas. En este tiempo se recorre el sendero Kuri'y acompañado de un guía, se visita el salón auditorio donde se observa un documental acerca de la vida de Moisés Bertoni, luego se pasa a admirar el museo propiamente, que fue la antigua casa del sabio. Posteriormente se pasa al anfiteatro y al cementerio de la familia.

"El monumento es propiedad del Estado paraguayo en la figura de la Seam. La Fundación Moisés Bertoni, líder en conservación y con gran experiencia en turismo sostenible, ganó la concesión para gerenciarlo, desde el 1 de enero de 2015 y por 10 años", explica Carolina Antúnez, responsable del gerenciamiento turístico del lugar.

Comentó que se trata de un lugar donde el visitante se siente rodeado de una naturaleza con increíble exuberancia. Destacó que en los últimos tiempos se incrementó la visita, lo cual celebra, pues se trata de una experiencia única que permite, con el trino de las aves, recorrer el lugar y observar la rica vegetación y los animales que alberga. Forma parte del corredor ecológico remanente de la selva altoparanaense que integran otras reservas y refugios biológicos del Alto Paraná y Canindeyú.

UN ALTO. Además cuentan con el servicio de la cafetería Nona Giuseppina con snaks y bebidas frescas, donde se puede hacer un alto en el recorrido y también comprar productos naturales y recuerdos del lugar. La estadía en el sitio es muy cómoda y hay que tomarse el tiempo para disfrutarlo minuto a minuto.

Cuenta con todas las comodidades básicas y todo el tiempo se está en compañía de un guía, que ayuda a entender, comprender y aprender mucho sobre este rico espacio turístico natural con que cuenta el Alto Paraná.

Abre de martes a domingos, y días feriados, de 9.00 a 17.00 en horario de verano y de 8.00 a 16.00 horas en horario de invierno. El costo del ingreso es de G. 60.000 o 10 dólares para visitantes extranjeros y de G 20.000 guaraníes para visitantes nacionales; niños hasta 12 años acompañados de sus padres no pagan.