8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 15 de septiembre de 2016, 07:39

El mundo de la coreógrafa Pina Bausch se exhibe en una exposición en Berlín

Berlín, 15 sep (EFE).- La obra de la fallecida coreógrafa alemana Pina Bausch, reconocida como una de las figuras más influyentes de la danza contemporánea, centra la exposición que quedará inaugurada mañana en el museo berlinés Martin-Gropius-Bau.

La muestra "Pina Bausch und das Tanztheater" -"Pina Bausch y la danza teatro"-, que estará abierta hasta el 9 de enero de 2017, se centra en la recreación de "Lichtenburg", la sala de ensayo del Tanztheater de Wuppertal, la ciudad del oeste de Alemania en la que la artista desarrolló gran parte de sus abstractas coreografías.

Esta exhibición, que ya se presentó con gran éxito en el Bundeskunsthalle de Bonn (oeste de Alemania) desde marzo hasta julio, busca sumergir al visitante en el mundo que rodeaba a la bailarina y plasmar el concepto que ella tenía de la danza abstracta.

Performance, talleres de danza, fotos, vídeos y en el centro la recreación de "Lichtenburg" convierten la exhibición en una vibrante muestra.

Se buscó integrar al espectador y "que no fuera algo plano para transportarlo al lugar de donde salieron las principales creaciones de la artista", según explicó en una rueda de prensa el hijo de la bailarina y comisario artístico de la exposición Salomón Bausch.

Pina Bausch, quien falleció en 2009 a causa de un cáncer de pulmón a los 68 años, tenía un estilo revolucionario para la época y sus obras no seguían una estructura narrativa ni progresión lineal, sino que convivían múltiples acciones escénicas simultáneas y sus textos se dirigían a menudo al público.

Realizaba una danza expresionista en la que el movimiento era libre, había una interacción más dinámica con el espacio y se enfocaba en la autoexpresión corporal.

Creó piezas emblemáticas como sus óperas-ballet "Ifigenia en Táuride" (1973) y "Café Müller" (1978) o la coreografía basada en música de Kurt Weil y textos del dramaturgo Bertolt Brecht "Los siete pecados capitales" (1976).