25 de marzo
Sábado
Mayormente nublado
24°
33°
Domingo
Mayormente nublado con tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
21°
29°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 4 de noviembre de 2016, 01:00

El mejor puesto

Hoy meditamos el Evangelio según San Lucas 14, 1.7-11.

La Virgen nos enseña el camino de la humildad. Esta virtud no consiste esencialmente en reprimir los impulsos de la soberbia, de la ambición, del egoísmo, de la vanidad..., pues Nuestra Señora no tuvo jamás ninguno de estos movimientos y fue adornada por Dios en grado eminente con esta virtud.

El nombre de humildad viene del latín humus, tierra, y significa, según su etimología, inclinarse hacia la tierra. La virtud de la humildad consiste esencialmente en inclinarse ante Dios y ante todo lo que hay de Dios en las criaturas, reconocer nuestra pequeñez e indigencia ante la grandeza del Señor.

La humildad se funda en la verdad, en la realidad; sobre todo en esta certeza: es infinita la distancia que existe entre la criatura y su Creador. Cuanto más se comprende esta distancia y el acercamiento de Dios con sus dones a la criatura, el alma, con la ayuda de la gracia, se hace más humilde y agradecida.

El papa Francisco, a propósito del evangelio de hoy dijo: “Señor, si cada día me dedicara a modelar mi corazón conforme al tuyo, pronto ya no habría más espacio en él para odiar a nadie. Quisiera repetir con ilusión en cada instante esta sincera advocación: ‘Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo’”.

Es contra toda lógica del mundo, sí, pues es la lógica de Dios: “el que se humille a sí mismo, será engrandecido”, “a quien te golpee una mejilla, has de colocarle la otra”, “amen a sus enemigos”, “aquel que diga tonto a su hermano, es reo de justicia”, “tus pecados te son perdonados”, “perdónalos, porque no saben lo que hacen”, “hoy estarás conmigo en el paraíso”…

“El que sirve a los demás y vive sin honores ejerce la verdadera autoridad en la Iglesia. Jesús nos invita a cambiar de mentalidad y a pasar del afán del poder al gozo de desaparecer y servir; a erradicar el instinto de dominio sobre los demás y vivir la virtud de la humildad”.

(Frases extractadas del libro Hablar con Dios, de Francisco Fernández Carvajal y http://es.catholic.net/op/articulos/10424/cat/347/todo-el-que-se-ensalce-sera-humillado.html).