3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 2 de julio de 2016, 04:56

El líder talibán habla de política pero mantiene la lucha contra los extranjeros

Kabul, 2 jul (EFE).- El líder de los talibanes, el mulá Haibatullah, aseguró hoy estar abierto a la vía política pero advirtió de que mantendrá la lucha armada mientras siga la presencia de tropas extranjeras en Afganistán con el apoyo del Gobierno afgano.

"Admitid la realidad en vez del inútil uso de la fuerza (...) y poner fin a la ocupación", subrayó en referencia a Estados Unidos y a la OTAN, en su primer mensaje tras ser designado el pasado mayo al frente de los insurgentes.

A través de un comunicado con motivo de la celebración de Eid ul-Fitr, el final del ramadán que este año será el próximo miércoles, Haibatullah reclamó "una política razonable, en vez del uso de la fuerza", para acabar con casi quince años de conflicto en el país asiático.

"El Emirato Islámico (como se denominan a sí mismos los talibanes) tiene una política para ambos frentes militar y político. Mientras tanto, cree que Afganistán está ocupado por invasores. Por lo tanto, la jihad (guerra santa) es una obligación para sacar fuera a los invasores", sentenció.

El líder insurgente aseguró que seguirá "el mismo camino" que su predecesor, el mulá Mansur, del que fue uno de sus lugartenientes y quien murió en mayo pasado abatido en Pakistán en el bombardeo de un dron estadounidense.

Mansur rechazó el proceso de paz impulsado por el Gobierno afgano presidido por Asharf Gani a través del cuarteto integrado por Afganistán, Pakistán, Estados Unidos y China.

"Las filas del Emirato Islámico están preparada para la lucha como en el pasado", aseveró Haibatullah, en la nota en la que pidió apoyo "a los musulmanes del mundo" y defendió la "inquebrantable unidad" de los talibanes.

Al poco de ser elegido nuevo "Príncipe de los Creyentes" o líder talibán, el grupo disidente Alto Consejo del Emirato Islámico que lidera el mulá Rasul rechazó su designación, al igual que hizo en su momento con la de Mansur, lo que desembocó en luchas entre ambos.

Los talibanes ya advirtieron en junio pasado de que la decisión de Estados Unidos de ampliar el margen de actuación de sus tropas en Afganistán para apoyar al Ejército afgano solo quiere "prolongar la guerra".

Estados Unidos ha decido mantener en Afganistán unos 9.800 efectivos en misiones de asesoramiento y antiterroristas, mientras que la OTAN, por su parte, mantendrá a cerca 12.000 hasta finales de 2016, un año más de lo previsto, por la inseguridad en el país asiático.

La inestabilidad en Afganistán ha ido en aumento desde el fin de la misión militar de la OTAN en diciembre de 2014 y los talibanes han ido avanzando en el control del país, así como en la frecuencia y tamaño de los atentados en grandes ciudades.

Los insurgentes controlan desde finales de 2015 casi un tercio del territorio afgano, según un informe del Inspector General para la Reconstrucción de Afganistán de EEUU.