24 de abril
Lunes
Nublado con chubascos
21°
31°
Martes
Mayormente nublado con tormentas
15°
29°
Miércoles
Mayormente despejado
20°
Jueves
Despejado
20°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 28 de septiembre de 2016, 12:35

El laborismo muestra unidad ante la posibilidad de elecciones anticipadas

Liverpool (R.Unido), 28 sep (EFE).- El Partido Laborista británico clausuró hoy en Liverpool su primer congreso nacional tras el "Brexit", con la consigna de recuperar la unidad interna y la confianza de los electores con vistas a unas posibles elecciones generales anticipadas el próximo año.

Jeremy Corbyn, reelegido por una amplia mayoría para continuar al frente de la primera formación de la oposición en el Reino Unido, alertó a los militantes de que la complejidad de las negociaciones sobre la salida de la Unión Europea podría llevar al Gobierno conservador a cerrar la legislatura antes de lo previsto, en 2020.

Ante ese escenario, del que también han alertado durante el congreso el "número dos" del partido, Tom Watson, y otros altos cargos, Corbyn apremió a la cúpula laborista a firmar una tregua en la guerra interna que amenazó este verano con fracturar el partido.

"Seamos sinceros, nadie se dejará convencer por un partido dividido", dijo ante los afiliados el líder laborista, que este verano vio cómo su equipo dimitía prácticamente en bloque en protesta por su tibia defensa de la UE, pero que sale del congreso reforzado, con un "mandato todavía mayor" para dirigir a la formación.

A pesar de que los últimos sondeos sugieren que el laborismo empeoraría los resultados de las generales de 2015 -la firma ICM le daba esta semana una intención de voto del 26 %, frente al 30,4 % logrado el año pasado-, figuras relevantes del partido, como Watson y el alcalde de Londres, Sadiq Khan, han expresado en este congreso su respaldo público a Corbyn, que recabó el 62 % del apoyo entre los afiliados.

Al abordar el "Brexit" en su discurso de clausura, el político izquierdista cargó contra las "falsas promesas" de limitar la inmigración del Partido Conservador y apostó en cambio por ampliar la inversión en las zonas deprimidas del Reino Unido, en las que el voto por el "Brexit" sedujo a parte de los votantes laboristas.

Su punto de vista sobre la inmigración disgustó a algunos sectores del partido, que consideran que se debe acotar la libertad de movimiento de los europeos en el Reino Unido para dar respuesta a la voluntad expresada por los británicos en el plebiscito de junio.

"La gente votó en el referéndum para tener una sensación de control sobre el movimiento de trabajadores", protestó el diputado Stephen Kinnock.

Corbyn ha sostenido, en cambio, que el descontento de una parte del electorado laborista con Europa se debe en primer lugar a las políticas económicas de Bruselas, antes que al exceso de inmigración.

Aunque el líder abordó en su discurso algunos detalles sobre la salida de la UE, el partido ha evitado debatir en profundidad el "Brexit" durante su congreso, al no haberlo incluido entre las ocho prioridades que marcaban la agenda del encuentro en Liverpool.

Los sindicatos, principal fuente de financiación de la formación, fijaron cuatro de esos temas clave del congreso -derechos de los trabajadores, futuro de la industria, servicios públicos y sector energético-, mientras que los grupos laboristas locales, que pusieron sobre la mesa los cuatro temas restantes, prefirieron la educación, la vivienda, los niños refugiados y la sanidad.

Con el fin de recuperar la confianza de algunos de los parlamentarios críticos que pidieron su dimisión en junio, Corbyn ha hecho ciertas concesiones políticas en este congreso, como su renuncia a forzar que el partido rechace la renovación del programa de armas nucleares británico.

Corbyn, pacifista que ha hecho campaña a favor el desarme desde su juventud, se enfrenta al reto de volver a encontrar apoyos para formar un "gobierno en la sombra" que ejerza la oposición, después de que este verano no encontrara a suficientes personas en el partido dispuestas a trabajar con él y llenar todos los puestos de su gabinete.

"Déjenme rendir tributo a esos colegas que dieron un paso adelante este verano para rellenar huecos en el 'gabinete en la sombra' y permitieron que el Partido Laborista pudiera ejercer la oposición en el Parlamento", declaró.

"No buscaban un cargo, sino que dieron la cara por el partido y por el país", dijo Corbyn, quien resaltó que "ellos son el futuro".

El líder laborista ha mantenido conversaciones en los márgenes del congreso en Liverpool con diversos diputados para ofrecerles un puesto en su equipo, si bien todavía no ha cerrado la lista definitiva de su nuevo gabinete, que espera anunciar en los próximos días.

Por Guillermo Ximenis