3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 27 de julio de 2016, 07:31

El grupo armado toma nuevos rehenes en Ereván mientras crece el apoyo a su causa

Ereván, 27 jul (EFE).- El grupo armado atrincherado desde hace diez días en una comisaría de Ereván tomó hoy como nuevos rehenes a cuatro médicos, un nuevo dolor de cabeza para las autoridades armenias que deben lidiar con un creciente apoyo popular a los radicales.

La treintena de hombres armados que asaltaron el pasado día 17 la comisaría de la capital armenia -acción en la murió un policía- habían liberado a sus últimos rehenes hace cuatro días, entre ellos el subjefe de la policía nacional, el general Vardán Eguiazarián.

Pero desde entonces se han enzarzado en varios tiroteos con las fuerzas del orden y al menos cuatro de sus integrantes han resultado heridos.

Tras el último tiroteo ocurrido la pasada madrugada, los asaltantes exigieron ayuda médica para atender a los heridos de bala y "al llegar una brigada de médicos, los tomaron como rehenes", explicó a los periodistas el portavoz de la policía, Ashot Agaronián.

El Ministerio de Sanidad armenio ha confirmado el secuestro y ha exigido la inmediata liberación de los dos médicos y dos enfermeros retenidos por el grupo armado que se identifica con el partido opositor Parlamento Constituyente.

"En todo el mundo merece ser condenado cuando alguien levanta la manos contra especialistas que cumplen con una misión humanitaria. Condenamos enérgicamente ese paso y exigimos la liberación inmediata sin ninguna condición previa", reza un comunicado de la cartera armenia.

El portavoz de Parlamento Constituyente, Alec Yenigomshián, desmintió el secuestro y aseguró que los asaltantes dejarán salir de la comisaría al equipo médico cuando otros especialistas ocupen su lugar para mantener la atención a los heridos, que al parecer se encuentran en estado grave.

"Hay médicos en el interior (de la comisaría) que no son rehenes", afirmó en rueda de prensa Yenigomshián, que hizo un llamamiento a la población para que acudan a las puertas de la comisaría en solidaridad con los opositores armados.

Según la policía, en el tiroteo de esta madrugada resultaron heridos graves el líder del grupo armado, Pavel Manukián, y su hijo.

Otros dos miembros del grupo se rindieron a las autoridades tras recibir heridas por disparos.

Cumplidos diez días desde que se hicieron con el control de la comisaría, los secuestradores parecen haberse ganado a muchos armenios, como quedó patente anoche, cuando miles de manifestantes exigieron que se establezca comunicación telefónica entre los asaltantes y sus correligionarios de Parlamento Constituyente.

La protesta acabó con la detención de más de 60 manifestantes, acusados por la policía de adquisición y tenencia ilegal de armas, munición y explosivos.

Cuatro días después del asalto, más de 50 personas, entre ellos 28 policías, resultaron heridos en violentos enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los partidarios de los asaltantes.

El grupo armado exige la liberación de su líder político, el opositor y veterano de guerra Zhirair Sefilián; y la dimisión del presidente armenio, Serge Sargsián.

La formación Parlamento Constituyente, liderada por el encarcelado Sefilián, ha amenazado con iniciar acciones de desobediencia civil si las autoridades no proporcionan agua, alimentos y medicinas a los miembros del grupo armado.

Sefilián, veterano de la guerra por el control del enclave de Nagorno Karabaj, fue detenido el 20 de junio por tenencia ilegal de armas y explosivos, lo que es negado por sus partidarios, que acusan a las autoridades de perseguir a su líder.

Varios integrantes del grupo que retiene la comisaría de Ereván lucharon bajo las órdenes de Sefilián en las filas del llamado "Batallón especial de Shusha".