17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
martes 18 de julio de 2017, 01:00

El gran desafío de rescatar de la pobreza a 600.000 niños

Un informe técnico de la Universidad Católica revela que más de 600.000 niños menores de 10 años de edad o igual se encuentran en situación de pobreza, teniendo que sobrevivir en hogares con un ingreso inferior a 21.000 guaraníes por día. La cifra corresponde al 40% del total de niños en ese rango de edad. Y lo más alarmante; unos 136.000 niños, que conforman el 9% del total de la población infantil en el Paraguay, se hallan en una situación de pobreza extrema. Son datos que deben conmovernos, más allá de las frías estadísticas. Hay que priorizar el rescate de estos chicos, de lo contrario estamos construyendo un modelo de sociedad basado en la exclusión y un país que no ofrece muchas esperanzas de una vida más digna.

Un niño que crece en situación de pobreza o de pobreza extrema es un niño que pierde irremediablemente gran parte de las potencialidades que necesita desarrollar para convertirse en un ciudadano integrado a la sociedad. La deficiente alimentación, las limitaciones para acceder a una buena educación y a un buen sistema de salud, entre otras necesidades básicas que no alcanzan a ser satisfechas, acaban ocasionando un grave daño a la personalidad, y por consiguiente a la misma sociedad y al país.

"La pobreza está asociada a carencias que producen daños biológicos permanentes en los niños, además de afectar sus desarrollos sicológicos y sociales en un amplio espectro", sostiene el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En este contexto, un informe denominado La infantilización de la pobreza, realizado por expertos del Centro de Investigación Aplicada (CIA) del Observatorio Económico de la Facultad de Ciencias Contables, Administrativas y Económicas de la Universidad Católica (UCA), acaba de sistematizar algunos datos verdaderamente preocupantes sobre la verdadera dimensión con que la pobreza golpea a la infancia en nuestro país.

El documento revela que más de 600.000 niños menores de 10 años de edad o igual se encuentran en situación de pobreza, teniendo que sobrevivir en sus hogares con un ingreso inferior a 21.000 guaraníes por día.

Los datos, obtenidos a partir de la Encuesta Permanente de Hogares del 2016, indican que estos 600.000 niños representan el 40% del total en ese rango de edad. Y una precisión aun más alarmante establece que alrededor de 136.000, el 9% del total de niños del país, se encuentran en condiciones de pobreza extrema.

Mas allá de la frialdad con que a veces se leen las cifras estadísticas, estos datos deben conmovernos y cuestionarnos profundamente acerca del modelo de sociedad y de país que estamos construyendo. Para tener una imagen más gráfica sobre la proporción que esto implica, podemos calcular que con estos 600.000 niños en situación de pobreza se podría llenar quince veces el Estadio Defensores del Chaco.

Urge que las autoridades que están al frente del Ejecutivo y de todos los demás poderes del Estado, junto con los demás sectores dirigenciales, prioricen las acciones y los programas para rescatar a estos niños de la situación de pobreza y de pobreza extrema.

De lo contrario, seguiremos construyendo un modelo de sociedad que se basa en la exclusión de los más humildes, condenando a nuestros niños a crecer en un país que no les ofrece muchas esperanzas para una vida más digna.