9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 7 de octubre de 2016, 17:36

El gran desafío es la robotización, no la globalización, según el jefe de la OMC

Washington, 7 oct (EFE).- El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo, arremetió hoy contra los discursos proteccionistas por ser contraproducentes y aseguró que el gran desafío para los gobiernos en el futuro será la robotización del trabajo.

El brasileño Azevêdo aseguró hoy en un almuerzos en el Club Nacional de Prensa, en Washington, que adoptar políticas que busquen más proteccionismo "sería darse un tiro en el pie", al perjudicar precisamente a los más vulnerables y pobres.

Azevêdo reconoció que el comercio puede "tener efectos negativos", pero pidió alejarse de los discursos políticos en contra de la globalización, ya que "el proteccionismo es una manera muy cara a la larga de proteger empleos" y es un "chivo expiatorio para no hablar sobre políticas internas fallidas".

El director de la OMC explicó así el peligro de tendencias proteccionistas como las expresadas por el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, un abierto crítico a los acuerdos de libre comercio, o por su rival demócrata, Hillary Clinton, que se ha mostrado recelosa del Acuerdo de Cooperación Transpacífico (TPP).

"El proteccionismo nos va a hacer mucho daño", advirtió, al tiempo que reconoció que se debe trabajar por una política comercial más inclusiva, ya que los beneficios de un mayor comercio internacional "no alcanzan a todos los que debería".

Para Azevêdo el gran desafío de las políticas públicas no es la globalización, sino el impacto del rápido progreso tecnológico y la introducción de la robotización en todo tipo de gremios, que llevará a que algunos empleos desaparezcan por completo en un breve espacio de tiempo.

"La verdadera revolución económica será la robotización", explicó el jefe de la OMC desde 2013, quien apuntó a claros ejemplos como la conducción automática de vehículos que cambiará la industria del transporte por carretera, o sectores como el manufacturero o servicios.

Para responder a estos cambios, que acabarán con empleos como los camioneros o los contables, el brasileño recomendó "políticas creativas" en educación, infraestructuras o reconversión sin alimentar "el eco del sentimiento contra el comercio global".

El jefe de la organización internacional advirtió que 2016 puede ser el primero en 15 años en el que el comercio global crezca menos que el producto interior bruto (PIB) mundial, algo que responde, en parte, a movimientos políticos que buscan el proteccionismo.

Azevêdo recordó que ya es raramente posible entrar a la universidad con un plan de carrera en mente y que al salir de ella ese trabajo soñado aún exista o que las proyecciones de desarrollo profesional sean las mismas que cuando se comenzó a estudiar.