9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
jueves 21 de julio de 2016, 01:00

El golpe de Cartes

Por Miguel H. López | En TW: @miguelhache
Por Miguel H. Lopez

Los sociólogos suelen decir que el discurso nos habla, para ejemplificar que uno dice lo que realmente es, aunque busque ocultarlo. Y los sicólogos se refieren al lapsus linguae como la traición del inconsciente que termina siendo lo más sincero de la humanidad de uno. En ese sentido, el sicoanálisis explica qué constituye esa parte oculta de nuestros deseos reprimidos y tendencias. El presidente Horacio Cartes dijo ayer, tratando de zafar opinar sobre la injusta sentencia en el caso Curuguaty: "No estuve en el Gobierno que cayó, no estuve en el Gobierno que asumió después del golpe".

Horacio Cartes –entonces precandidato del Partido Colorado a la presidencia de la República– fue el primero que públicamente salió a plantear que el presidente constitucional Fernando Lugo fuera llevado a juicio político. Las razones eran asuntos políticos y económicos que molestaban a las oligarquías criollas y eran presentados como males para la nación.

Posteriormente ocurrió la matanza en Curuguaty (15 de junio de 2012) –por el que ahora condenaron injustamente a 11 labriegos– donde murieron acribillados 11 campesinos y 6 policías en un hecho notoriamente planificado y que muchos analistas locales e internacionales consideran un plan montado para provocar la destitución de Lugo, vía juicio político exprés, procedimiento que, por la violación del debido proceso, se convirtió en un golpe parlamentario.

Hoy, así lo entendió el mismo Cartes y alguna vez otro parlamentario, que lo dijo con todas las letras: Golpe.

Claro, en este caso la sinceridad del presidente provocó revuelo político y todos entendieron el sentido profundo de lo admitido; aunque en la misma mañana sus asesores tantearan un comunicado aclaratorio, que arrojó más sombra que luces sobre el asunto.

Los sicólogos ya lo explicaron muchas veces. Los sociólogos lo reexplicaron. En todos los grupos humanos existen los llamados síntomas, aquellos que terminan revelando lo que el resto busca ocultar. Aquel que comete sincericidio. Y aquí tenemos uno en la presidencia de la República. Lo que hace que sus sinceridades adquieran mayor gravedad por tratarse de quien se trata.

Cartes y sus aliados –ANR, PPQ, PLRA, Unace, PDP– lo saben y también sus asesores. Lo de junio de 2012 fue un golpe exprés. Por esa razón Paraguay fue suspendido en el Mercosur y otros organismos. Esos son hechos objetivos que tienen causas reales; aunque ahora el presidente diga que no quiso decir golpe cuando se refería al golpe...