8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 23 de julio de 2016, 13:17

El Gobierno de Venezuela rechaza las condiciones de la oposición para dialogar

Caracas, 23 jul (EFE).- El Gobierno de Venezuela que preside el mandatario, Nicolás Maduro, indicó hoy que se opondrá al referendo revocatorio del jefe de Estado, un proceso que los opositores piden que se active para acceder a sentarse a dialogar con el Ejecutivo.

Si la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), alianza que agrupa a la mayoría de los partidos de oposición, pretende discutir sobre la activación del revocatorio de Maduro, el Gobierno presentará las "innumerables pruebas del mega fraude" hecho por la oposición para solicitar ese referendo, dijo la canciller venezolana Delcy Rodríguez.

La aseveración de la ministra de Exterior venezolana, miembro de una comisión designada por Maduro para entablar un diálogo con sus opositores, forma parte de una serie de mensajes publicados en la red social Twitter en respuesta a las condiciones puestas ayer por la MUD para acceder a ese diálogo.

El chavismo ha denunciado en varias oportunidades que los trámites hechos por la MUD para solicitar el revocatorio son fraudulentos y por lo tanto la solicitad es ilegal.

La MUD informó ayer en ese comunicado que aceptará dialogar con el oficialismo cuando el Poder Electoral anuncie el avance hacia la siguiente etapa en la activación del referendo, el tema "más importante de un grupo de "condiciones".

Además había pedido la participación del Vaticano y la de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las conversaciones.

Por su parte la canciller aseguró que "la OEA no ha participado ni participará jamás en ningún proceso de diálogo" de su país, y que el Vaticano, al que sí se le permitió estar presente, ya era parte del proceso de conversaciones desde 2014 cuando Maduro intentó también, sin éxito, promover ese diálogo.

Rodríguez rechazó en nombre del Ejecutivo "el veto impresentable e irrespetuoso de la oposición contra República Dominicana", luego de que la MUD reiterara en su comunicación que no accedería a que las mesas de trabajo se instalaran en Punta Cana por la falta de neutralidad, que a juicio de los opositores, tiene el gobierno dominicano.

La oposición anunció también que algunas otras condiciones puestas antes para ir a la mesa ya se han materializado, entre ellas la liberación de activistas detenidos en las últimas semanas, que han salido de prisión en los últimos días con medidas sustitutivas, pero que la MUD espera puedan ser absueltos durante el diálogo.

La canciller que no dijo referirse directamente a estos casos aseguró que el "Ejecutivo no se inmiscuye en asuntos de competencia exclusiva de Poder Judicial" y que "la justicia garantizará DDHH de víctimas de violencia opositora".

Además aseguró que la oposición, que controlan por primera vez en 15 años el Parlamento, "se comprometió a revertir" un acuerdo inconstitucional de la Asamblea Nacional (unicameral) que, dijo, consuma un golpe de estado contra el Supremo venezolano, así como a respetar sus decisiones.

Finalmente Rodríguez indicó que el Gobierno exige que la MUD respete el estado de derecho en Venezuela y les convoca "al diálogo constructivo por la paz sin dilación ni condición alguna".

Para el proceso de diálogo que intenta entablar el Gobierno venezolano con el auspicio de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), viajaron a Caracas los expresidente de Panamá Martín Torrijos, de República Dominicana Leonel Fernández, y el ex jefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, mediadores para estas conversaciones.