29 de marzo
Miércoles
Mayormente despejado
19°
33°
Jueves
Muy nublado
21°
33°
Viernes
Mayormente nublado
21°
33°
Sábado
Mayormente nublado
19°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 12 de febrero de 2017, 17:20

El Gobierno de unidad libio denuncia la creación de una "Guardia Nacional" paralela

Trípoli, 12 feb (EFE).- El llamado gobierno de unidad libio sostenido por la ONU condenó hoy la aparición de un nuevo cuerpo militar llamado "Guardia Nacional Libia", formado en su mayoría por milicias de la poderosa ciudad de Misrata.

En un comunicado difundido a los medios, el Ejecutivo que dirige Mohamad Fayez al Serraj denunció que se trata de "un intento por crear un cuerpo paralelo a la Guardia Presidencial", y advirtió de que "aquellos grupos que lo integren o lo apoyen serán considerados fuera de la ley".

"Serán tratados como tales por los cuerpos judiciales y de Seguridad", subrayó la nota antes de asegurar que la presencia de esta nueva milicia puede "causar el estallido de un conflicto armado en la capital".

La formación de este nuevo cuerpo fue anunciada el pasado jueves por la principal milicia de Misrata, que aseguró que su objetivo es "proseguir con la lucha contra el Daesh (acrónimo en árabe de la organización yihadista Estado Islámico) y dar protección a embajadas e instituciones del Estado".

Aunque poco se conoce aún de su composición, medios locales apuntan a que cuenta con el apoyo del antiguo gobierno islamista en Trípoli, que dirige Jalifa Ghwell y que no reconoce al gobierno sostenido por la ONU.

La condena se produce escasas horas después de que un importante convoy militar de esta fuerza entrara en la capital libia, donde el debilitado Ejecutivo de Al Serraj trata de imponerse desde el pasado abril, hasta la fecha sin éxito.

También coincide con nuevos enfrentamientos armados entre la alianza de milicias formada por Misrata en el oeste del país y la fuerza que dirige el controvertido mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del país.

Hafter, que no reconoce al gobierno sostenido por la ONU, ha advertido en varias ocasiones de que pretende llegar a la capital, avance al que se opone Misrata, que le considera un criminal de guerra.