18 de agosto
Viernes
Mayormente nublado
20°
24°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 11 de mayo de 2017, 10:05

El Gobierno permite a Avianca Argentina operar en el país tras una polémica con Macri

Buenos Aires, 11 may (EFE).- El Gobierno argentino oficializó hoy la concesión de 16 rutas a Avian Líneas Aéreas S.A., comercialmente llamada "Avianca Argentina", tras la polémica generada en marzo por la existencia de un posible conflicto de intereses que implicaba al presidente Mauricio Macri.

A través de la publicación de una resolución en el Boletín Oficial, que lleva la firma del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, se permitió a la aerolínea explotar "servicios regulares internos e internacionales de transporte aéreo de pasajeros, carga y correo" durante los próximos 15 años.

De esta forma, podrá operar 14 vuelos internos, así como uno a Uruguay y otro a Brasil.

La polémica rodeaba a Avian Líneas Aéreas desde marzo, cuando un fiscal pidió que se investigara al mandatario argentino, a su padre -el empresario Franco Macri-, y a miembros de su Ejecutivo y de la aerolínea por presunta asociación ilícita, defraudación contra la administración pública y tráfico de influencias en el otorgamiento de rutas.

Las supuestas irregularidades se habrían cometido en las contrataciones del Estado con la compañía después de que Synergy Group, accionista mayoritario de la colombiana Avianca Holdings, comprara en 2016 la aerolínea Macair Jet, propiedad del conglomerado económico liderado por el padre del presidente.

Synergy Group registró la empresa como Avian Líneas Aéreas S.A., al tiempo que celebró un contrato de licencia de uso de marca con Avianca Holdings para utilizar la marca comercial "Avianca", aunque su operación y actuación es totalmente separada e independiente de la aerolínea colombiana.

Esta semana, la Oficina Anticorrupción del país austral y la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) establecieron que no hubo conflictos de intereses, tal y como habían defendido distintos miembros del Ejecutivo y el propio Macri, y se permitió operar a la aerolínea, cuya solicitud permanecía paralizada desde marzo.