11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 17 de julio de 2016, 01:00

El Gobierno francés refuerza la seguridad ante duras críticas

EFE

PARÍS - FRANCIA

Inquieto por la deriva política que ha tomado el atentado del jueves en Niza, el Gobierno francés anunció ayer que reforzará la seguridad en todo el país y defendió las medidas de prevención que se adoptaron aquel día, ante las críticas cada vez más fieras que llegan desde la derecha y la ultraderecha.

Las autoridades lanzaron el mensaje unívoco de que una acción como la perpetrada por Mohamed Lahouaiej Bouhlel es difícilmente evitable. “Habrá sin duda más víctimas inocentes”, reconoció el primer ministro, Manuel Valls. Esa resignación fue utilizada por responsables del partido conservador Los Republicanos y, por la ultraderechista Marine Le Pen para acusar al Ejecutivo de no hacer todos los esfuerzos necesarios para garantizar la seguridad de los franceses.

en todo el país. Para contrarrestar esas voces, el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, dijo que se reforzará la presencia de las fuerzas de seguridad en todo el territorio galo, en parte gracias a la incorporación de reservistas de la gendarmería y de la policía. Esa reserva operacional, compuesta por 9.000 gendarmes y 3.000 policías, está llamada a dar un respiro a los saturados cuerpos del orden para proteger las fronteras, misión en la que también están empleados parte de los 10.000 militares desplegados en el interior de Francia.

La preocupación pasa ahora por la infinidad de festivales y eventos culturales que se organizan en verano en el país, que contarán con planes de prevención especiales. Tras las acciones perpetradas por una célula local –como en el Charlie Hebdo, en enero de 2015– y por infiltrados retornados de Siria –como en la sala Bataclan, en noviembre–, el Ejecutivo se enfrenta ahora al reto que suponen terroristas como Bouhlel, que se radicalizó muy rápidamente y sin dejar rastro. “Aquellos que después de un drama como este dicen que tienen la solución son unos irresponsables”, clamó el portavoz gubernamental, Stephane Le Foll.

Siempre presta a hacer de la seguridad un caballo de la batalla política, Le Pen denunció las gravísimas carencias del Gobierno a la hora de afrontar un problema que, a su juicio, debería implicar una intervención contundente en el control de las fronteras y mayor vigilancia sobre los imanes radicales.

“Cuando se nos dice que se trata de actos imprevisibles, que nos tenemos que acostumbrar a los ataques terroristas o que el problema no podrá solucionarse en varias generaciones, escucho un discurso que no puede sino incitar a la población al derrotismo, al desánimo y a la angustia”, lanzó.