19 de enero
Jueves
Mayormente despejado
25°
37°
Viernes
Parcialmente nublado
24°
35°
Sábado
Parcialmente nublado
24°
36°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
jueves 22 de diciembre de 2016, 02:00

El Gobierno debe hacer mucho para recuperar la credibilidad

La muy baja credibilidad que tienen la mayoría de los ministerios e instituciones gubernamentales –según una encuesta elaborada por CIES para Última Hora, Telefuturo y Monumental – debe ser asumida como un desafío por la clase política. Principalmente, Justicia, Trabajo, Interior y Salud son las dependencias que despiertan menos confianza en la ciudadanía, por las sensibles deficiencias en su labor. El Ministerio de la Mujer y la Senavitat aparecen con buena gestión, lo cual indica que despiertan un porcentaje mayor de aceptación en la gente, pero –en conjunto– es grande el trabajo que debe realizar el Gobierno por recuperar el respaldo popular.

Los principales problemas que padece la ciudadanía se trasladan automáticamente a la imagen de credibilidad que proyectan los ministerios y las dependencias gubernamentales que están encargados de atender esas áreas, según refleja la encuesta realizada por la consultora CIES para el diario ÚLTIMA HORA, el canal Telefuturo y la Radio Monumental, cuyos resultados se han publicado desde el lunes en dichos medios periodísticos.

El estudio revela que los ministerios menos creíbles son los de Justicia, Trabajo, Interior y Salud.

El índice más alto de falta de credibilidad lo tiene el Ministerio de Justicia, al cual el 75,3% de los encuestados califican como no creíble, mientras un 21,4% lo consideran creíble. El resultado tiene que ver con la pésima situación carcelaria, con las instituciones penitenciarias que en su gran mayoría están sobrepobladas y se manejan en condiciones de hacinamiento, con graves falencias de infraestructura e inseguridad, además de ser muy vulnerables a los focos de corrupción. El caso más escandaloso fue la revelación de las llamadas celdas vip, en donde poderosos capos del narcotráfico gozaban de lujosos privilegios.

En un segundo nivel de baja credibilidad se encuentra el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, con un 62% de no confiabilidad y solo el 39,9% de fiabilidad. En este caso, los reclamos tienen que ver con la pobre política de defensa de los derechos de los trabajadores ante las patronales, así como con la escasa seguridad social.

También el Ministerio de Interior aparece aplazado en credibilidad, ya que un 30,9% lo considera no creíble, mientras un 30,9% lo califica como creíble. El principal reclamo tiene que ver con la inseguridad constante que vive la ciudadanía: robos con derivaciones fatales, el azote de los llamados motoasaltantes, además de agentes de policías descubiertos en casos de extorsión y complicidad con los delincuentes, sin olvidar la ineficacia en poner fin a las acciones del grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social completa esta primera lista con 57,4% de encuestados que lo consideran no creíble y un 40,6% que le otorgan credibilidad. La falta de medicamentos y camas en los hospitales públicos es la principal exigencia.

En contrapartida, el Ministerio de la Mujer (57,1% de credibilidad) y la Senavitat (55,9%) despiertan la aceptación en la gente. Pero en conjunto es grande el trabajo que debe realizar el Gobierno por recuperar el respaldo y la confianza popular. Y sobre todo considerando que las instituciones más cuestionadas son las que tienen que ver con aspectos sensibles de la vida cotidiana: justicia, trabajo, salud y seguridad.