10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 6 de noviembre de 2016, 14:58

El Gobierno boliviano protesta por la "injerencia" de la OEA en el proceso al opositor

La Paz, 6 nov (EFE).- El Gobierno boliviano protestó hoy por la asistencia de un representante de la OEA a la audiencia cautelar del líder opositor Samuel Doria Medina, acusado de corrupción, y consideró que se trata de una "intervención" e "injerencia" en sus asuntos internos por parte del organismo internacional.

En una entrevista con los medios estatales, el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, cuestionó que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, haya delegado al representante del organismo en Bolivia, Enrique Reina, para que asista a la audiencia programada para el pasado jueves en la ciudad de Sucre (sureste).

Sostuvo que lo que hicieron Almagro y "su acreditado en Sucre" fue "vulnerar, pisotear la Carta de la OEA y la Convención de Viena" porque, según dijo, cada Estado define "sus propios mecanismos jurisdiccionales y la administración de justicia es inherente a la soberanía" de los países, en este caso de Bolivia.

"Lo que han hecho estos señores es agredir y pisotear nuestra soberanía y ellos deberán someterse a las normas internacionales para estos casos. Por tanto, la Cancillería va a realizar la representación correspondiente y la reclamación diplomática consiguiente por injerencia en asuntos internos de un país", agregó.

Doria Medina y otros nueve exfuncionarios están acusados de los delitos de incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado y conducta antieconómica dentro de un caso que data de hace 25 años.

Las acusaciones tienen que ver con la autorización para la creación de la entidad Formación de Capital en Áreas Secundarias (Focas), que transfirió 21 millones de dólares a la privada Fundapro, entidad sin fines de lucro de apoyo al microcrédito.

Doria Medina ha explicado que la financiación a Fundapro fue aprobada porque era uno de los requisitos de Estados Unidos para condonar a Bolivia una suma total de 361 millones de dólares.

Fundapro comunicó estos días que ha terminado de pagar la deuda contraída con el Estado boliviano más los respectivos intereses.

La Fiscalía pidió al Tribunal Supremo de Justicia la detención de Doria Medina el jueves, pero la audiencia cautelar se aplazó para el 17 de noviembre por la inasistencia por enfermedad de dos de los diez imputados en el caso.

En los días previos a la audiencia, el opositor viajó a Washington para denunciar ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que es víctima de una persecución política por parte del Gobierno de Evo Morales.

El ministro Romero negó hoy que el también empresario sea un perseguido político y sostuvo que el proceso que se le sigue es "un tema estrictamente judicial".

Opinó que "no es casual" que Doria Medina haya viajado a EE.UU. "a buscar protección" de gente que actúa "a través de un nuevo actor que se llama Luis Almagro", quien, según dijo, se ha mostrado como un "enemigo del proceso bolivariano en Venezuela" y ahora se anuncia "aparentemente como un enemigo del proceso boliviano".

Agregó que la normativa que regula al organismo "de ninguna manera le permite o le habilita a tomar posicionamiento político a favor de un opositor que está siendo juzgado" por sus acciones cuando fue ministro.

Sostuvo que los representantes de la OEA tienen que saber que Bolivia "se ha liberado del imperio" y recordó que el Ejecutivo boliviano "ha expulsado a un embajador de EE.UU. cuando se ha entrometido en asuntos internos".

Evo Morales expulsó en 2008 al entonces embajador estadounidense Phillip Goldberg, acusándole de supuesta injerencia política, algo que EE.UU. ha negado siempre.